GA4 - Google Analitycs
Tendencias
Cintilla de tendencias

Genaro García Luna

Papa Francisco

Chichén Itzá

Britney Spears


EDUARDO RUIZ-HEALY

Las condiciones de trabajo han empeorado desde octubre de 2018

El reto del actual Gobierno federal es el mismo que los anteriores no resolvieron: Mejorar las condiciones de trabajo de la mayoría de los mexicanos

Por Eduardo Ruiz-Healy

El reto del actual Gobierno federal es el mismo que los anteriores no resolvieron: Mejorar las condiciones de trabajo de la mayoría de los mexicanos.

Comparemos los Indicadores de Ocupación y Empleo para el mes de octubre de 2018 que el Inegi difundió en diciembre de ese año con los mismos indicadores para octubre de 2022 que se difundieron antier (la definición de cada indicador es del Inegi).

En este periodo de cuatro años:

La Tasa de Participación, que indica cual es la población económicamente activa (PEA) como porcentaje de la población de 15 años o más, se elevó de 59.3% a 61.7%.

La Tasa de Desocupación, que indica el porcentaje de personas que se encuentra sin trabajar, pero que busca trabajo, aumento ligeramente del 3.2% al 3.3%.

La Tasa de Ocupación Parcial y Desocupación, que es la población desocupada y la ocupada que trabajó menos de 15 horas a la semana, sin importar que se haya comportado o no como buscadora de empleo, aumentó de 6.6% a 8.9%.

La Tasa de Informalidad Laboral, que considera, sin duplicar, a quienes son laboralmente vulnerables por la naturaleza de la unidad económica para la que trabajan, así como a las personas cuyo vínculo o dependencia laboral no reconoce su fuente de trabajo. Así, se incluye -además de la población que labora en micronegocios no registrados o sector informal- otras modalidades análogas, como las y los ocupados por cuenta propia en la agricultura de subsistencia, así como a quienes laboran sin seguridad social y cuyos servicios los utilizan las unidades económicas registradas. Disminuyó de 56.0% a 55.4%.

La Tasa de Presión General, que incluye además de los desocupados, a los ocupados que buscan empleo, por lo que da una medida global de la competencia por plazas de trabajo conformada no sólo por los que quieren trabajar, sino por los que teniendo un empleo quieren cambiarlo o también los que buscan otro más para tener un segundo trabajo. Disminuyó de 6.3% a 6.1%.

La Tasa de Trabajo Asalariado, que representa a la población que percibe de la unidad económica para la que trabaja un sueldo, salario o jornal, por las actividades realizadas. Aumentó de 64.5% a 65.3%.

Tasa de Condiciones Críticas de Ocupación, que indica condiciones inadecuadas de empleo desde el punto de vista del tiempo de trabajo, los ingresos o una combinación insatisfactoria de ambos… Incluye a los que se encuentran trabajando menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a sus decisiones, más las que trabajan más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y las que laboran más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos.  Se calcula como porcentaje de la población ocupada. Se elevó de 15.8% a 30.9%.

Con base en los datos arriba anotados, lejos de avanzar, las condiciones de trabajo han retrocedido en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. El que la Tasas de Condiciones Críticas de Ocupación se haya casi duplicado en estos cuatro años es la mejor prueba.

Aclaración obligada: Erróneamente anoté ayer en este espacio que en su discurso del domingo pasado AMLO dijo que en Estados Unidos viven 60 millones de personas de origen mexicano cuando en realidad señaló que son 40 millones. La cifra real es 37.2 millones.

Eduardo Ruiz-Healy es periodista de radio y televisión.

Comentarios