No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

La pandemia causa la perturbación más grave de las oportunidades educativas de los últimos 100 años

“Afectará de manera desigual a los niños en función de los diferentes hogares de los que proceden y perjudicará más a los pobres o de otra forma marginados", de acuerdo a Fernando Reimers.

Por Eduardo Ruiz-Healy

La pandemia de Covid-19 afecta y seguirá afectando a entre mil 300 y mil 700 millones de niños y adolescentes alrededor del mundo que hace meses dejaron de ir a la escuela para no poner en mayor riesgo su salud, la de sus maestros, la de sus padres y familiares, y la de todas las personas que puedan tener algún contacto con ellos.

Alrededor del mundo los expertos analizan lo que ocurre y las consecuencias que tendrá para tantos menores que siguen sin poder regresar a su escuela en vista de que el SARS-CoV-2 ha demostrado ser tenaz, impredecible y hasta ahora incontrolable.

Uno de los análisis que describe perfectamente la situación es el realizado por Fernando M. Reimers, quien es profesor de la Fundación Ford para la Práctica en Educación Internacional y director de la Iniciativa de Innovación en Educación Global y del Programa de Política Educativa Internacional en la Universidad de Harvard.

En seguida transcribo parte de lo que escribió en el sitio www.worldsofeducation.org de Education International, la Federación Mundial de Sindicatos de Docentes de 172 países:

“Es probable que la pandemia que está haciendo estragos en el mundo cause la perturbación más grave de las oportunidades educativas desde hace al menos un siglo. Los estudios y la vida de aquellos que actualmente asisten a la escuela se verán afectados de múltiples maneras, algunas de las cuales aún no se conocen. La más inmediata, puesto que las medidas necesarias de distanciamiento físico interrumpirán -o ya han interrumpido- su posibilidad de asistir a la escuela, es que aprenderán menos de lo que habrían aprendido en otras circunstancias. Asimismo, olvidarán muchas cosas que aprendieron durante este año académico y experimentarán una variante del bien estudiado fenómeno de la 'pérdida del verano', con la diferencia de que este no se producirá en verano. Los sistemas educativos y los gobiernos tratarán de establecer modalidades alternativas de educación durante el periodo de necesario distanciamiento social, pero lo más probable es que estas funcionen bien para aquellos niños cuyos padres tienen más estudios, que disfrutan de otras ventajas sociales y que tienen acceso a recursos, como la conexión y los dispositivos en línea, ya que podrán seguir beneficiándose de oportunidades de aprendizaje estructuradas. Para muchos otros niños que carecen de estas condiciones, las oportunidades de aprendizaje durante el periodo de distanciamiento físico probablemente sean muy limitadas".

“Además, la pandemia afectará de manera desigual a los niños en función de los diferentes hogares de los que proceden y perjudicará más a los pobres o de otra forma marginados. Estos niños sufrirán con mayor probabilidad el impacto de las perturbaciones económicas causadas por la pandemia; ellos y sus padres serán más propensos a sufrir infecciones, ya que sus condiciones de vida hacen que tengan un mayor riesgo de contraer infecciones, y tendrán un acceso más limitado a la atención médica para ser tratados en caso de infectarse”.

Lo que anota Reimers describe perfectamente la crisis educativa que México enfrenta, por más que el presidente Andrés Manuel López Obrador la minimice, tal como lo hace con las crisis sanitaria y económica que están causando estragos.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Comentarios