Tendencias
Cintilla de tendencias

Adrián LeBarón

Clima en México

Taiwán

Chabelo

Humor dominical

Nonito era ingenuo y cándido. Kaslentina, en cambio, tenía mucha experiencia, y procuraba tener más.

Por . Catón

Hombre libidinoso, lúbrico y salaz es Afrodisio Pitongo. Honesta joven, en cambio, es Loretela. El indecente tipo le hizo una proposición indecorosa. Ella le dijo: “No creo en el sexo sin amor”. Replicó Pitongo: “Tú dame el sexo, linda. El amor yo veré dónde lo busco”. Babalucas le contó a un amigo: “Me ofrecen un trabajo en Puebla”. Preguntó el otro: “¿De qué?”. Contestó Babalucas: “De los Ángeles”. El reverendo Rocko Fages, pastor de la Iglesia de la Quinta Venida (no confundir con la Iglesia de la Quinta Avenida, que permite a sus feligreses la fornicación siempre y cuando no la cometan atrás del templo, pues tal cosa ha sucedido ya), iba una noche por la calle cuando le salió al paso una mujer de las llamadas públicas. El pastor creyó llegada la ocasión de convertir a una pecadora, y le dijo: “¿Conoces el pecado original?”. Respondió la meretriz: “Conozco bastantes pecados originales, guapo. Ya me dirás cuál quieres”. Empédocles Etilez se corrió una de sus acostumbradas farras y llegó a su domicilio cuando el Sol asomaba ya las pompas por Oriente. Su esposa lo recibió hecha una furia. Le dijo: “¡Son las 7:00 de la mañana!”. Farfulló el temulento. “¿Y cuál es la temperatura?”. Tal respuesta soliviantó más a la señora. Le preguntó al beodo: “¿Por qué llegas a esta hora?”. Con sinceridad digna de elogio respondió Etílez: “Por el desayuno”. (Decía un bebedor: “Es cierto: El alcohol no resuelve ningún problema. Pero tampoco lo resuelven el agua o la leche”). El muchacho se iba a casar. Su padre le indicó, solemne: “Hijo mío: Siempre recordarás este día como uno de los más felices de tu vida”. “Padre -lo corrigió el muchacho-, mi boda es mañana”. “Precisamente -confirmó el papá-. Por eso te digo que siempre recordarás este día como uno de los más felices de tu vida”. (Alguien dijo que el noviazgo es el sueño del amor, y el matrimonio es el despertador. Cada quién habla de la feria según le va en ella). Noche de bodas. Él le vio las bubis a su desposada y le dijo: “Las tienes muy pequeñas. Seguramente eso se debe a que fumas mucho. Yo nunca he fumado”. Le miró ella la entrepierna y le preguntó: “¿Y entonces qué excusa tienes?”. El sumo sacerdote de Baal les prepuso a sus compañeros: “¿Qué les parece, amigos, si en esta ocasión dejamos las vírgenes para nosotros y a los dioses les mandamos una pizza?”. La dinosauria estaba en indebido trance con un dinosaurio del bosque vecino. En eso se sintió temblar la tierra. Exclamó alarmada la dinosauria: “¡Es mi marido! ¡Conozco sus pasos!”. Un amigo de Bragueto le ofreció: “Si quieres te presento a Gorgorola. Es bastante feíta, pero es la hija única y heredera universal de don Crésido, el hombre más rico del Estado”. Preguntó el codicioso sujeto: “¿Cuántos años tiene?”. Le informó el amigo: “Es cuarentona”. Precisó Bragueto: “No. Don Crésido”. Harta de las travesuras de Pepito su guapa profesora le dijo: “¡Ay, Pepito! ¡Cómo me gustaría ser tu mamá por unos días!”. “¡Fantástico, maestra! -se entusiasmó el chiquillo-. ¡Las gozadotas que se daría mi papá!”. Nonito era ingenuo y cándido. Kaslentina, en cambio, tenía mucha experiencia, y procuraba tener más. Una noche fueron al Ensalivadero, paraje solitario y penumbroso propicio a desfogues amorosos. En el asiento de atrás del automóvil Kalentina le dijo a Nonito con exaltado acento: “¡Demuéstrame que eres hombre!”. Nonito le mostró su credencial del INE. Dos cotorritas serranas iban volando cuando sobre ellas pasó un jet. Llena de admiración le dijo una cotorrita a la otra: “¡Qué rápido vuela!”. Le contestó la otra: “Tú también volarías así si se te fuera quemando el trasero”. FIN.

Comentarios