Tendencias
Cintilla de tendencias

Adrián LeBarón

Clima en México

Taiwán

Chabelo

Gracias

Para el evento de aniversario número 18 de Salexperts, invitamos a clientes, ex clientes e invitados especiales a un encuentro empresarial. La consultoría ya era mayor de edad, así que era una buena excusa para celebrar.

Por Alberto Cárdenas Aldrete

Para el evento de aniversario número 18 de Salexperts, invitamos a clientes, ex clientes e invitados especiales a un encuentro empresarial. La consultoría ya era mayor de edad, así que era una buena excusa para celebrar.

Al final del evento, me tocó dar un pequeño discurso. El tema que decidí fue agradecimiento. Seguramente estarás pensando: “Alberto se quebró la cabeza, el tema seleccionado es muy choteado”. Y tienes razón, aunque hay algunas consideraciones que hacen de este “agradecimiento”, algo especial del cual algún aprendizaje podremos obtener

Hace nueve meses, Mauricio, uno de los cuatro socios de la firma, quien además es mi hermano, tres veces compadre, amigo y consultor clave en la consultoría, fue diagnosticado con cáncer. Algo similar pasó un año antes con María, nuestra querida directora de operaciones en CMDX. Ambos ahora están dedicados a combatir la enfermedad. Con la ayuda de Dios saldrán adelante, de la misma manera que lo hemos hecho en tantas situaciones difíciles durante estos 18 años.

Siendo ambos personas clave, sobra decir el impacto negativo de su partida en la operación de la empresa.

En lo personal y como lo mencioné en mi artículo “Paco”, mi hermano Francisco falleció en un accidente automovilístico el pasado 24 de diciembre.

Con estas situaciones tan difíciles, donde ninguno de ellos hizo algo malo para merecerlo, no parece tan fácil y natural dar gracias.

Melody Beattie, escritora estadounidense, dice: “La gratitud da sentido a nuestro pasado, trae paz para el día de hoy y crea una visión para el mañana”. Cuando las cosas van bien, es muy fácil estar motivado y agradecido con la vida. Cualquiera lo hace, no necesitas ser una persona especial. Cuando las cosas van mal, también es fácil no dar las gracias por lo que sí tienes, en lugar de lamentar lo que dejaste de tener

Si quieres dejar el mundo un poco mejor que como lo recibiste, si realmente estás comprometido con ser quien estás predestinado a ser; en cada problema que tengas, siempre llega una oportunidad para ser una mejor persona. Esto lo consigues aprendiendo y agradeciendo.

En los casos que comparto, detrás de Mauricio, María y Paco, están sus hijos, todos ellos en perfecta salud y un gran valor humano que han dejado sus padres a través del ejemplo. ¿No es esto suficiente razón para estar agradecidos cada minuto del día?

Cuando pienso en la actitud sobre el agradecimiento, recuerdo el chiste del borrachito que se atora en las vías del tren y escucha que el tren se aproxima. Estando el tren cerca, promete a Dios dejar de fumar si le ayuda. Sigue sin conseguirlo y el tren continúa aproximándose, por lo que promete dejar de beber. Tampoco se zafa y ahora promete trabajar duro. Ya con el tren casi encima, logra zafarse y al tiempo que caía dice: “Déjalo Diosito, ya me zafé solito”. Así nos pasa, cuando todo va bien, somos los héroes, cuando algo realmente malo sucede, Dios tiene la culpa.

Se ha demostrado científicamente, que cuando estamos agradecidos o somos generosos (ambos están conectados), mandas el mensaje a tu cuerpo y mente que “todo está bien”, y tu cuerpo genera hormonas como endorfinas, serotonina y oxitocina, con las cuales te vuelves más sano, feliz e inteligente.

En Salexperts estamos agradecidos porque como consultores, tenemos la oportunidad de conocer mucha gente valiosa que nos han invitado a trabajar con ellos, de aprender sobre muchas industrias, de conocer muchos lugares, de ayudar a solucionar problemas, y, como justo ahora, compartir el aprendizaje con quien quiera recibirlo. Así que también, gracias a ti por leerme.

El autor es consultor fundador de Salesexpert

Comentarios