No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Análisis sin fronteras

Gobernadores ante la locura

Para los gobernantes estatales y locales es una decisión de aplacar la ira de la presidencia o de desproteger a sus ciudadanos.

Por Ana María Salazar

La semana pasada, en este espacio hice varios apuntes sobre la importancia del sector empresarial en la recuperación económica y social del País, y con esto “se abren nuevos frentes para nuevos liderazgos”. Esta realidad también la identificó el presidente Andrés Manuel López Obrador, que ha buscado esta semana debilitar el liderazgo de Carlos Salazar Lomelín al frente del CCE y dividir a los empresarios divulgando ilegalmente a Salazar Lomelín los nombres de 15 empresas que deben al erario 50 mil millones de pesos. Mensaje claro y contundente: El Gobierno federal usará las herramientas de los dictadores, terrorismo fiscal, para perseguir a sus opositores.

Pero por debajo de la mesa, a menos de una semana que la CCE le implorara al Presidente que permitiera a las empresas diferir el pago de impuestos, de las cuotas al IMSS, parece que pudieron torcer el brazo del Presidente. Este martes, el IMSS anunció que empresas podrán diferir el pago de las cuotas patronales por 12, 24 o hasta 48 meses si cubren inicialmente un 20% de la cuota patronal y un 100% de la obrera. Con un pago de entre 1.26 a 1.82 de interés mensual, el resto podrá diferirse hasta un máximo de dos años, según lo convengan las partes.

Un pequeño paso, no es claro cuántos empleos se podrán rescatar, pero por lo menos permite al IMSS seguir financiándose, aunque sea a base de ‘préstamos’ de las empresas que llegasen a sobrevivir.

Pero la realidad es que, ya analizando la catástrofe médica y económica que se avecina, es difícil imaginar una estrategia que pueda mitigar la crisis humanitaria que enfrenta México.

¿Creen que exagero? Aún en el mejor de los escenarios, donde no hay un colapso hospitalario, los grupos del crimen organizado no ejercen control absoluto en la mitad del territorio y se puede asegurar alimento y necesidades básicas a los millones de nuevos ‘desempleados’, aún así, no hay una sola propuesta por parte del Presidente de cómo va a rescatar al País.

En una opinión editorial del Financial Times (FT, otro diario neoliberal, que cuenta con excelente reputación a nivel mundial por sus análisis financieros) señala lo obvio de la crisis por venir: La economía mexicana seguramente será de las más afectadas por el Covid-19: Por su dependencia en exportaciones a Estados Unidos, turismo, remesas y petróleo.

México no tendrá quién le compre, el sector turismo será inexistente por algunos años, las remesas de los connacionales podrían caer entre 35 y 45% y el precio del petróleo no se recuperará en años. Por eso, aunque el Presidente amenace al empresariado, y les reparta migajas, no habrá mucha opción: Enfrentar al Gobierno o cerrar.

Y es aquí donde surge otro liderazgo importante: Gobernadores y alcaldes.

Obviamente los gobernadores ya comprendieron que el Gobierno federal no tiene ni los recursos, ni las capacidades, ni la estrategia ni la voluntad política de ejercer un liderazgo que incluya todos los actores políticos y la sociedad civil. Y sí, el Gobierno federal buscará chivos expiatorios en los estados y municipios. Los gobiernos de la oposición ya se dieron cuenta de esto, esto explica el mensaje de los gobernadores panistas, o la posición del Gobernador de Nuevo León y de Jalisco. Con alguna pleitesía en algunos casos, otros con un lenguaje más directo, ya están retando y cuestionando al Gobierno. Tal vez será por razones político/electorales. O simple y llanamente se están dando cuenta que tendrán los gobernadores que proteger empleos, empresas y sociedad civil de la falta de estrategia del presidente Andrés Manuel López Obrador. Además, saben estos gobernantes locales que el Gobierno federal seguramente repartirá pocos recursos no necesariamente en la forma más eficiente, pero sí con una visión más política/electoral. Por eso la insistencia de que se transparente todo el material médico adquirido o donado.

Pero hasta los mismos gobernadores morenistas ya se están rebelando ante la falta de apoyo y estrategia de su Presidente. Botón de ejemplo: El Gobernador de Puebla y el Gobernador de Baja California, ambos quejándose de la falta de recursos médicos.

Lo interesante es que los gobernantes estatales y locales podrían mejor coordinar los esfuerzos del empresariado y de la sociedad civil para servir mejor a la población.

Pero… eso va a resultar en un enfrentamiento con Andrés Manuel López Obrador, y seguramente habrá amenazas y retención de recursos. Pero para los gobernantes estatales y locales es una decisión de aplacar la ira de la presidencia o de desproteger a sus ciudadanos.

Comentarios