No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Jaque Mate

Fin a la inversión

Por segunda ocasión el presidente López Obrador ha cancelado un enorme proyecto de inversión.

Por Sergio Sarmiento

Por segunda ocasión el presidente López Obrador ha cancelado un enorme proyecto de inversión, realizado completamente en apego a la ley, a través de una consulta amañada. Ahora le ha tocado el turno a una nueva cervecera en Mexicali de la empresa Constellation Brands. En un “ejercicio participativo” organizado por el Gobierno federal el pasado fin de semana, el 76% de quienes participaron votaron en contra de la planta. La subsecretaría de Gobernación Diana Álvarez Maury dijo ayer que, en consecuencia, la Conagua no dará los permisos para su operación. 

El proyecto era muy importante. Implicaba una inversión total de 1,500 millones de dólares, de los cuales ya se han erogado 900 millones. La planta tenía permiso para utilizar 5.8 millones de metros cúbicos al año, un 0.2% del agua disponible en el valle de Mexicali, pero la autorización incluía el compromiso de realizar inversiones en infraestructura para tener una huella hídrica neutra. Era un proyecto ganar-ganar. 

El presidente López Obrador lo echó para atrás como hizo con el aeropuerto de Texcoco. No fue el pueblo sabio. El consejero electoral Ciro Murayama ha señalado que “El ‘ejercicio participativo’ sobre la cervecera que hizo el Gobierno de Baja California NO tiene sustento legal. La figura del ‘ejercicio’ no existe en la Constitución local. Hay, sí, consulta popular, pero la debe organizar la autoridad electoral local y no el Gobierno federal”. Si Conagua se niega a entregar agua a la planta, estará violando un acuerdo formal del Gobierno federal. 

Contellation Brands podrá exigir una compensación. Esta no sólo debe incluir los 900 millones de dólares ya erogados, sino los 600 millones que faltan del proyecto original y una indemnización adicional. No hay certeza de que el Gobierno quiera pagar ese monto, sin embargo, que sin duda debería dedicarse mejor a enfrentar las necesidades del País en una inminente crisis sanitaria y económica. El Gobierno podría extorsionar a Contellation Brands, que tiene otras plantas en el País, pero con esto sólo estaría recalcando el mensaje a los inversionistas de que no respeta la ley.

Sería un absurdo, por otra parte, que el Gobierno siguiera gastando carretadas de dinero para pagar proyectos que se cancelan por consideraciones políticas. 

La inversión fija bruta en México empezó a caer en el sexenio de Enrique Peña Nieto, a partir del momento en que López Obrador, todavía como Presidente electo, canceló el proyecto del aeropuerto de Texcoco. El declive no se ha detenido. En 2019, el primer año del nuevo Gobierno, la inversión se desplomó 4.9%, mucho más de lo habitual en un cambio de Gobierno. La inminente cancelación de la nueva cervecera de Constellation Brands, a pesar de que cuenta con todos los permisos de ley, incluyendo una Manifestación de Impacto Ambiental que no tienen los proyectos estrella del Gobierno de López Obrador, augura una situación todavía peor. 

El desmedido optimismo económico que expresó el Presidente apenas el 13 de marzo en la Convención Bancaria, cuando declaró “Hay condiciones inmejorables para crecer”, ha quedado atrás en unos cuantos días. Este 22 de marzo reconoció en Oaxaca que “se está avizorando” una crisis económica. Pero la crisis puede convertirse en una verdadera tragedia si López Obrador sigue usando su enorme poder para destruir riqueza en lugar de para crearla. 

Sin rescates

“Ya nada de rescates al estilo neoliberal, que le[s] daban a los bancos, a las grandes empresas”, dijo ayer el presidente López Obrador. Ahora sólo “a los pobres”, añadió. ¡Qué bien! Sólo que este es un mensaje a los ahorradores que pueden perder todo el dinero depositado en los bancos mexicanos. 

Comentarios