No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Entrenar tus deseos

Cuando uno desea algo hay dos preguntas que vale la pena plantearse: ¿Por qué lo quiero?, y la otra sería ¿vale la pena lo que quiero?

Por Octavio Ballesteros

"Lo que insistentemente deseamos, con el paso del tiempo, será en lo que eventualmente nos convertiremos",

Neal A. Maxwell.

En un artículo reciente de Ben Hardy comentaba la necesidad que tenemos de entrenar nuestros deseos. En medida de que lo realizamos se convierte en una manifestación de nuestro grado de conciencia, y entre más conscientes seamos mejor.

Cuando uno desea algo hay dos preguntas que vale la pena plantearse: ¿Por qué lo quiero?, y la otra sería ¿vale la pena lo que quiero?

CAB DESCANSO:

En qué te fijas

Las cosas en las que nos fijamos denotan mucho del tipo de persona que somos. Si te interesa hacer negocio, te estarás fijando en las oportunidades que hay para hacerlo. Si eres una persona que le gusta ayudar a los demás encontrarás gente con necesidad; si tu mentalidad es negativa, llueva o salga sol estará mal para ti.

En este surtido, Jim Rohn tenía una frase muy buena al respecto: Tienes que descubrir la diferencia entre lo importante y lo no trascendente en la vida. El problema asegura Jim es que muchos no lo hacen, y además son muy eficientes para hacer lo que no vale la pena. Ejemplo: Papá se la pasa trabajando muy duro para dar lo mejor a los hijos, pero termina siendo un desconocido para ellos.

CAB DESCANSO:

Consecuencias

¿Qué clase de persona te están convirtiendo tus deseos y objetivos? Recuerda que lo que permites que ingrese a tu mente la moldea, y tu mente regula tu comportamiento. Uno tiene la capacidad de decidir qué entra a la mente. Consejo muy práctico de Wayne Dyer: Platica de los cosas que te interesa adquirir o lograr, nunca te la pases comentando de lo que te hace falta, de tus carencias.

Ya bien lo manifestamos en la columna anterior, el punto de inicio de cualquier logro es el deseo del mismo.

Por otro lado hay que reconocer que es muy fácil distraernos y salirnos del rumbo que nos interesa tomar. Es por ello que debemos tomar nota de lo que nos distrae y lógicamente tratar de evitarlo o reducirlo. Y en la medida que estemos más enfocados nos permitirá estar ocupados en lo productivo, y por ende nuestra autoestima, nuestra confianza, y nuestra capacidad de compromiso crecerá. Tu futuro será más promisorio, y tu presente también.

A manera de conclusión podemos decir que es necesario elevar el estándar de cómo invertimos nuestro tiempo y nuestra atención. Recuerda, estimado lector, todo lo que hagas te moldea no sólo a ti como persona, sino también a todos los que te rodean.

CAB DESCANSO:

Padre Hugo

En julio de de 1976 fallecieron nuestros padres, y recuerdo muy bien que una de las primeras personas que nos fueron a dar el pésame fue el padre Hugo Montaño, que en aquel tiempo era nada más un conocido de vista nuestro. Estuvo muy pendiente de nosotros esos primeros meses, y nos acompañó muy de cerca primordialmente con sus oraciones. Es un detalle que jamás olvidaremos. Esta semana se nos adelantó con el Gran Jefe, y estoy convencido que desde el cielo nos ve. Hay que rezar por él y encomendarnos a él. ¡Feliz domingo!

Octavio F. Ballesteros Navarro. Socio del Despacho Asesores Ballesteros. Focalizados planes de ahorro y protección, y deducibles.

octavio@ballesterosyasociados.com.mx. FB: asesores Ballesteros

Twitter: @octavioballes

Comentarios