Columnas Eduardo Ruiz Healy

El abstencionismo gana, Morena crece, PAN resiste, PRI y PRD casi aniquilados

Los candidatos de Morena y sus partidos satélites ganaron ayer las gubernaturas de Baja California y Puebla de manera clara y contundente.

Por Eduardo Ruiz-Healy

Los candidatos de Morena y sus partidos satélites (PT, PVEM y Transformemos) ganaron ayer las gubernaturas de Baja California y Puebla de manera clara y contundente.

En Baja California, Jaime Bonilla obtuvo el 50.3% de los votos, dejando muy atrás al panista Óscar Vega Marín, que recibió el 23.2%, al perredista Jaime Martínez Veloz, que apenas se quedó con el 8.5%, al emeceista Héctor Osuna, que recibió el 6.7%, y al priista Enrique Acosta, que se quedó con apenas el 4.7%.

En Puebla, con el 44.7% de los votos, Miguel Barbosa le ganó por amplio margen al panista Enrique Cárdenas, que obtuvo el 33.2% y al priista Alberto Jiménez, que recibió el 18.5%.

En Baja California también le fue muy bien a los candidatos morenistas al Congreso local y ayuntamientos ya que ganaron las 17 diputaciones locales y las cinco presidencias municipales.

En Ensenada, Armando Ayala ganó con el 51.8% de los votos; en Mexicali, Marina de Pilar Ávila con el 47.0%; en Tecate, Olga Adams con el 37.7%; en Tijuana, Luis Arturo González con el 42.6%; y en Playas de Rosarito, Hilda Brown con el 45.0%.

En lo que respecta a las elecciones extraordinarias realizadas en cinco municipios de Puebla, el PRI ganó cuatro y MC una. Triunfos insignificantes.

En Aguascalientes el PAN ganó cinco de las once presidencias municipales, entre ellas, las más importantes (Aguascalientes, Jesús María, y Calvillo), mientras que el PVEM se quedó con dos y el PRI, PRD, PT y Morena con una cada uno.

En Durango, el PAN, solo o en coalición con el PRD, ganó 18 de las 39 presidencias municipales, entre ellas la de Durango, Santiago Papasquiaro y Guadalupe Victoria. El PRI se quedó con 16, incluidos las de Lerdo, Pueblo Nuevo, Mezquital y Cuencamé. Morena sólo ganó dos, entre ellas la de Gómez Palacio, la segunda más importante.

En las elecciones para renovar el Congreso local de Quintana Roo, los candidatos de la coalición Morena-PT-PVEM ganaron once de las quince curules, los de la coalición PAN-PRD-PES se quedaron con tres y el PRI apenas obtuvo una.

Y en las elecciones legislativas de Tamaulipas, el PAN arrolló al ganar en 21 de los 22 distritos electorales. Morena ganó en uno.

Con base en los resultados de las elecciones realizadas el domingo pasado en seis estados queda claro que:

1.- El partido del abstencionismo resultó ser el gran triunfador. En Aguascalientes la abstención fue del 61%, en Baja California del 70.4%, en Durango del 55.2%, en Puebla del 66.6%, en Quintana Roo del 77.8% y en Tamaulipas del 67.0%. ¿Está muriendo la incipiente y frágil democracia en México?
2.- Morena aniquiló al PAN en Baja California, finalizando así los 30 años en que los panistas dominaron la política local.
3.- Morena por fin obtuvo la gubernatura poblana que el 1 de julio no ganó por la alquimia electoral que ese día aparentemente realizó el ex gobernador panista, Rafael Moreno Valle, a favor de su esposa Martha Érika Alonso.
4.- Morena controlará al Congreso de Quintana Roo y limitará el poder del gobernador panista-perredista Carlos Joaquín.
5.- Los gobernadores panistas de Aguascalientes, Durango y Tamaulipas, Martín Orozco, José Rosas Aispuro y Francisco García Cabeza de Vaca, respectivamente, lograron mantener para su partido el control político en sus estados.

Comentarios