No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Dos muy buenas noticias, pero…

No importa cuál sea la vacuna, lo importante es que los médicos, enfermeras y otros trabajadores sean vacunados.

Por Eduardo Ruiz-Healy

Dos muy buenas noticias nos ha dado esta semana el Gobierno federal.

 

La primera la dio vía Twitter el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, el martes: “… se reanuda el suministro de 491 mil 400 dosis a nuestro País en la próxima semana que inicia el 15 de febrero…”.

 

Acompañó su tuit con una imagen de la carta que el lunes le envió a AMLO la directora general de Pfizer México, en donde le comunica que “la semana del 15 de febrero se realizará el envío de las 491 mil 400 dosis con las que retomaremos la recepción semanal de vacunas en México”.

 

Ayer se informó que la Comisión Europea autorizó la exportación de la vacuna de Pfizer a 27 países, entre ellos México.

 

La autorización es necesaria porque el 30 de enero la Unión Europea determinó que las exportaciones a terceros países deben aprobarse para proteger que los países de la UE sean los primeros en tener un suministro adecuado. Si Pfizer o cualquier otro fabricante de vacunas no cumple con los acuerdos de compra anticipada establecidos con la UE, la Comisión puede prohibirle exportar a terceros países.

 

Es decir, que las 34.3 millones de dosis que México le compró a Pfizer llegarán siempre y cuando la farmacéutica primero le cumpla a la UE.

 

La segunda buena noticia la dio ayer AMLO durante su conferencia de prensa cuando anunció que desde la India “podrían llegar en la madrugada del domingo cerca de un millón de dosis” de la vacuna de AstraZeneca.

 

Al referirse a la vacuna de Pfizer, explicó que “Con estas dosis prácticamente nos alcanza, nos faltarían 100 mil para terminar de vacunar en segunda dosis a los que ya fueron vacunados, que nos faltarían alrededor de 600 mil, ya aquí tendría casi 500 mil”.

 

Es indudable que las dos noticias son muy buenas pero, y siempre hay un pero, no faltan “100 mil para terminar de vacunar en segunda dosis a los que ya fueron vacunados”.

 

Yo tengo otros datos.

 

Hasta ayer, a las 13 horas (Centro), de acuerdo con datos de covidvax.live, se habían aplicado 728 mil 112 dosis de Pfizer; 640 936 personas habían recibido la primera dosis y sólo 87 mil 176 las dos dosis o la vacuna completa.

 

Si tomamos en cuenta que los trabajadores de la salud en hospitales Covid son un millón 420 mil 575, tenemos que 640 mil 936 tendrán que recibir la segunda dosis y otros 692 mil 463 la primera y la segunda dentro de 21 a 28 días. Esto significa que se necesitarán, sólo para estos trabajadores, dos millones 025 mil 862 dosis entre el 15 de febrero y el 13 de marzo. Las un millón 965 mil 600 dosis de Pfizer que llegarán en las próximas cuatro semanas serán insuficientes y es muy probable que las 60 mil 262 dosis faltantes que se le apliquen a 30 mil 131 trabajadores sean de AstraZeneca.

 

No importa cuál sea la vacuna, lo importante es que los médicos, enfermeras y otros trabajadores sean vacunados.

 

¡Qué bueno que lleguen un millón de dosis de AstraZeneca el próximo domingo para empezar a vacunar a quienes tenemos 60 o más años! Pero no olvidemos que aún se requieren casi 28 millones de dosis adicionales para vacunar a todos los que pertenecemos a este grupo, por lo que veo difícil que el Presidente pueda cumplir su promesa de que para finales de abril los 14 millones 460 mil 754 adultos mayores habrán recibido las dos dosis.

 

El reto ahora será logístico: Inyectar las vacunas en decenas de millones de brazos en todo el País.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Comentarios