No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Juegos de poder

¿Cómo llega AMLO a su segundo Informe de Gobierno?

De acuerdo al Modelo Poll of Polls (MPP) de oraculus.mx, el 57% aprueba la manera en que el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador está gobernando al País y el 39% lo desaprueba.

Por Leo Zuckermann

Con una tasa de aprobación alta.

De acuerdo al Modelo Poll of Polls (MPP) de oraculus.mx, el 57% aprueba la manera en que está gobernando al País y el 39% lo desaprueba.

¿Por qué digo que es alta?

Porque estamos en medio de la peor crisis económica desde la Gran Depresión de los años treinta del siglo pasado, por el pésimo manejo del Gobierno de la pandemia de Covid-19, donde hemos rebasado el escenario catastrófico de 60 mil muertos que el doctor López Gatell visualizó en junio pasado, y por la incapacidad gubernamental de resolver el problema de la inseguridad en el País.

Con esos resultados, la popularidad del Presidente debería estar por los suelos. No lo está, pero tampoco se encuentra en las nubes. En febrero de 2019 vaya que ahí estaba con una tasa de aprobación de 81% en el MPP. Desde entonces descendió y en marzo se estancó en niveles del 58-57%.

Como puede observarse en el sitio de oraculus.mx, a 20 meses de haber tomado posesión, AMLO está por debajo de Felipe Calderón, quien tenía una aprobación del 62% en ese momento de su sexenio, y empatado con Fox en 57%.

¿A qué se debe la persistencia de una alta popularidad relativa del Presidente?

Algunos colegas han lanzado diversas hipótesis. Macario Schettino habla de una población que busca la guía de un macho alfa ante el miedo que tiene por una realidad tan adversa. Leopoldo Gómez lo atribuye a la fuerza de las posturas ya definidas de la población.

Liébano Sáenz cree que la gente se refugia en la esperanza, el anhelo de que eventualmente las cosas van a mejorar, frente a las penurias de la realidad. Héctor Aguilar Camín piensa que la población mexicana se encuentra en estado de shock, que no le ha “caído el veinte” de la gravedad de los problemas.

Yo sigo creyendo que la alta popularidad del Presidente se debe al genio comunicativo de AMLO: Tiene una capacidad impresionante de imponer la agenda pública, distraer de los problemas críticos del País y conectar discursivamente con la mayoría de los mexicanos.

Quizá todas estas hipótesis sean verdaderas porque no son excluyentes. Ojalá algún día la academia nos dé la respuesta con base en la evidencia empírica. Por lo pronto, sea por el macho alfa, la fuerza de las posturas, el refugio en la esperanza, el shock o el genio comunicativo, lo cierto es que AMLO sigue fuerte.

Soy de los que piensa que llegará el día en que, de seguir los malos resultados, su popularidad bajará. De hecho, ya lo estamos viendo porque, si bien la aprobación se ha estancado desde marzo, lo que sí ha crecido es la desaprobación. En el MPP de oraculus.mx era de tan sólo 14% en febrero de 2019. Hoy está en 39%, con una clara tendencia al alza.

Otra alarma más para AMLO es que, si bien él sigue siendo popular, cuando se le pide a la gente que califique su actuación en temas concretos, los resultados son adversos. Tomo los datos de la encuesta en vivienda publicada ayer en Reforma.

Sólo el 37% dice que lo ha hecho bien en salud, 36% en el combate a la corrupción, 35% en combate a la pobreza, 31% en seguridad, 28% en economía y 26% en combate al crimen organizado.

Frente a los malos resultados económicos, sanitarios y de seguridad, el Presidente ha tratado de posicionarse en el tema donde se siente más seguro: El combate a la corrupción. Las encuestas, sin embargo, demuestran que este no es un asunto que les quite el sueño. Tanto en la encuesta de Reforma como en la de Enkoll (también en vivienda) demuestran que los dos principales problemas del País son la inseguridad (número uno) y la economía.

A los que contestaron que la inseguridad era el principal problema, Enkoll les preguntó a qué se referían. El 53% respondió que “asaltos”, 10% a delincuencia organizada, 10% a robo a casa habitación, 8% a secuestros/extorsiones/amenazas y 4% a homicidios/feminicidios.

Llama la atención el salto que dio, entre febrero y agosto, la respuesta de asaltos. Claramente algo está pasando en este rubro que, por cierto, puede estar relacionado con la mala situación económica. Es típico que, cuando se deteriora la economía, se incrementan los robos.

Menciono todo esto porque el Presidente quiere llevar la discusión pública al tema de la corrupción cuando esta ha pasado a un tercer o cuarto plano en las preocupaciones ciudadanas.

En este sentido, no sé si le va a funcionar quedarse a jugar en ese terreno para mantener su popularidad y hacer campaña rumbo a las elecciones de 2021.

Twitter: @leozuckermann

Comentarios