No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas De política y cosas peores

"Ciencia neoliberal"

“Soy tu mejor amigo -le habló con solemne acento un tipo a otro-, por eso me veo en la necesidad de decirte algo acerca de tu esposa”. “No me asustes -se inquietó el otro-. ¿De qué se trata?”

Por . Catón


“Soy tu mejor amigo -le habló con solemne acento un tipo a otro-, por eso me veo en la necesidad de decirte algo acerca de tu esposa”. “No me asustes -se inquietó el otro-. ¿De qué se trata?” Dijo el amigo: “Nos está engañando con otro hombre”. Babalucas era empleado de una gasolinera. Un cliente le pidió: “Revise las llantas, por favor”. Babalucas dio una vuelta en torno del vehículo y le informó al conductor: “Están las cuatro”.

Decía una señora: “Los hijos son el consuelo en la vejez. Y te ayudan a llegar a ella más rápidamente”. Simpático señor fue Edmundo Flores. Tercer director del Conacyt, le dio a ese organismo una proyección extraordinaria, pues era hombre de cultura y al mismo tiempo de acción. Algunos lo tachaban de frívolo por su carácter ligero, decidor, alejado de la pedantería, pero lo cierto es que era un científico de sólida formación y con reconocimiento internacional. Escribió sus memorias. En ellas narró la vez que, siendo muy joven, estuvo en Guatemala algunos meses. Llevó consigo su tocadiscos portátil, cuya tornamesa giraba movida por una banda de hule que de continuo se rompía. Se le ocurrió usar un preservativo en vez de la banda, y el artilugio sirvió bien para el efecto. Sin embargo los tales hules se rompían también a cada paso, de modo que debía ir a la farmacia de la esquina diariamente, y en ocasiones dos veces en el mismo día, a fin de comprar aquello que le servía para oír su música. El farmacéutico, asombrado por las continuas compras de condones que el muchacho hacía, le dijo con admiración: “Había oído decir que los mexicanos son muy coge..., pero no creí que tanto”.

Seguramente Edmundo Flores habría reprochado la expresión de la actual directora del Conacyt, quien habló con poco tino de una “ciencia neoliberal”. No es de extrañar eso: El jefe máximo -y único- de la 4T impone sus modos de decir a quienes le están subordinados, que deben copiar su estilo y sus ideas. Obviamente no hay “ciencia neoliberal” ni liberal ni fifí o conservadora, como tampoco la hay fascista, capitalista o comunista. La ciencia pertenece al mundo de la realidad, no de las ideologías o los credos políticos o religiosos. Por desgracia la burocracia está penetrada hoy por los dogmas y prejuicios de AMLO, y eso dificulta la existencia de servidores públicos independientes y con capacidad de pensar y actuar por sí mismos. Desde luego tal sujeción al líder ha existido siempre, pero nunca, ni siquiera en el tiempo de Plutarco Elías Calles, se había visto en México esa absoluta sujeción de los funcionarios del Gobierno al Presidente.

Que esto no llegue al campo de la cultura, porque acabaremos teniendo, como en los regímenes totalitarios, una literatura neoliberal, una música neoliberal, una pintura neoliberal y, contrariamente, una pintura de la 4T, una música de la 4T y una literatura de la 4T. ¡Qué chin!...

Las personas con tiquismiquis de pudicia deben suspender en este punto la lectura, pues en seguida viene un cuento de color subido. Helo aquí. Cierto señor acudió a la consulta de un médico afamado, pues de la noche a la mañana le apareció una extraña mancha roja en su parte de varón. Le dijo el angustiado tipo al doctor: “Temo que sea alguna forma de erisipela o urticaria, o, peor todavía, alguna enfermedad venérea difícil de curar”. Lo examinó el facultativo y al final dictaminó: “Esto se lo puedo quitar yo rápidamente”. “¿De veras, doctor?” -exclamó, esperanzado, el individuo. “Sí -confirmó el médico-. Tiene usted razón: La erisipela, la urticaria y las enfermedades venéreas son a veces difíciles de quitar. Pero las manchas de lápiz labial no”. FIN.

Comentarios