No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Y sin embargo

Cabilaciones sobre Mexicali y su proyecto de ciudad

El domingo 22 de marzo se llevó a cabo una consulta sobre si se continuaba la construcción de la planta cervecera de Constellation Brands en la ciudad de Mexicali.

Por Nicolás Pineda

El domingo 22 de marzo se llevó a cabo una consulta sobre si se continuaba la construcción de la planta cervecera de Constellation Brands en la ciudad de Mexicali. La consulta tuvo una afluencia de casi 37 mil votantes en un Municipio de un millón de habitantes y en tiempo de cuarentena. De esos, el 76% votó por que se cancele la construcción de esta planta.

Los argumentos que se aducen para la cancelación se agrupan en dos clases: Unos señalan a las irregularidades y corrupción en el proceso de asignación de permisos; otros aducen al hecho de que Mexicali se ubica en una región con escasez y que la concesión de agua para esta planta viola el derecho humano al agua. Ambos tipos de argumentos demandan mayor elaboración y no son convincentes per sí mismos.

Tengo amigos y conocidos que militan en contra de la construcción de esta planta. Sin embargo, me inclino a pensar que la cancelación es un error. Le presento aquí mis cabilaciones.

Los usos del agua en Baja California

La principal fuente de abasto de agua del Estado de Baja California es el Río Colorado del cual, de acuerdo al tratado de 1944 con los Estados Unidos, a Baja California le tocan 1,850 millones de de metros cúbicos de agua. Otras fuentes de agua son los acuíferos o aguas subterráneas del Estado. Aproximadamente 150 millones de metros cúbicos del agua del Río Colorado se transportan, vía un acueducto, a Tecate, Tijuana y Playas de Rosarito y que constituye la principal fuente de agua para esas ciudades. El resto del agua del río Colorado se aprovecha en la ciudad y valle de Mexicali.

La ciudad de Mexicali, con un millón de habitantes, consume aproximadamente 100 millones de metros cúbicos de agua por año. La ciudad debe su origen a la agricultura y esta fue su principal actividad económica hasta que en los años setenta se comenzó la industria maquiladora. A partir de entonces la industria ha sido el motor del desarrollo económico y el principal empleador de la región.

En el Distrito de Riego 014 del Valle de Mexicali se siembran 120 mil hectáreas en el ciclo de otoño-invierno. De éstas, 95 mil hectáreas (el 80%) son de trigo, lo que significa que es un cultivo que consume mucha agua y que además es subsidiado (los famosos precios de garantía). Además, en contraste con otros cultivos que requieren piscadores, el cultivo de trigo no crea empleos ya que su cosecha está tecnificada.

La Conagua estima que la agricultura de Mexicali consume 2,400 millones de metros cúbicos, muchísimo más que las ciudades y la industria. Ese volumen incluye tanto agua del Río Colorado como el agua subterránea se obtiene por medio de pozos. Hay que señalar que ciertamente el acuífero está sobreexplotado, pero es principalmente por el intenso uso agrícola.

Baja California es uno de los estados más prósperos de México que atrae mucha inmigración, pero no lo es por su agricultura, sino por su industria y servicios. De acuerdo a cifras del Inegi, la agricultura produce el 3% del producto interno bruto, mientras que la manufactura produce el 20%.

Mexicali ¿ciudad agrícola o industrial?

La industria cervecera utiliza ciertamente al agua como su insumo principal. Según la empresa Constellation Brands se requieren 3 y medio litros de agua para producir un litro de cerveza y su demanda total de agua en Mexicali sería de medio millón de metros cúbicos de agua por año. En cambio sus opositores dicen que la concesión que le están dando es por 20 millones de metros cúbicos anuales.

El proveedor del agua para la cervecera sería el organismo de agua de Mexicali (denominado Cespm) quien le cobraría el agua como tarifa industrial y que contrasta con las concesiones de la Conagua que son gratuitas.

La gran contradicción aquí es que se destina muchísima agua para una agricultura de bajo valor que no crea empleo, pero se niega a la industria que produce más valor y más empleos.

Por otro lado, el argumento de la escasez de agua y del agotamiento del acuífero son válidos, pero aplican más a la agricultura que a la industria. El futuro de Mexicali, y de otras ciudades como Hermosillo, está más en la industria y en los servicios más que en la agricultura.

En cuanto a las irregularidades y corruptelas de la concesión, no debieran ser motivo para penalizar la inversión, sino para presentar las correspondientes demandas y abrir los juicios penales correspondientes.

Comentarios