No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Ayotzinapa y Odebrecht

El fiscal afirma que ya se sabe qué es lo que pasó y se sabe quiénes dirigieron la acción criminal, quiénes ocultaron evidencias y lo que empujó a los responsables a hacer lo que hicieron.

Por Carmen Aristegui

Los anuncios realizados esta semana por el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, acerca de los casos Ayotzinapa y Odebrecht, revisten la mayor importancia. A pesar del escepticismo, casi crónico, que padece México por la impunidad y el tiempo transcurrido en esos y muchos otros asuntos, lo expuesto por el fiscal perfila lo que debería ser un punto de quiebre en ambos entramados criminales.

"Se acabó la verdad histórica", dijo Gertz Manero en el videomensaje en el que relató sobre un nuevo ejercicio de reconstrucción sobre lo sucedido el mes de septiembre de 2014, con los 43 jóvenes estudiantes de Ayotzinapa. Todo se fue cayendo, por la gran cantidad de irregularidades que se cometieron en los procesos durante el sexenio pasado. Hoy el fiscal afirma que se tiene, ya, la trama de lo sucedido y que se realizan diligencias para la judicialización.

Las acciones judiciales que se promovieron desde la PGR se fueron perdiendo, una a una, en los distintos tribunales. El fiscal afirma que ya se sabe qué es lo que pasó y se sabe quiénes dirigieron la acción criminal, quiénes ocultaron evidencias y lo que empujó a los responsables a hacer lo que hicieron.

La nueva investigación recurre a la figura de desaparición forzada que, por increíble que parezca, no fue invocada en los procesos anteriores. El fiscal informó sobre la existencia de 46 solicitudes de órdenes de aprehensión en contra de funcionarios públicos, involucrados en diferentes momentos de la trama que se investiga. También habló de nuevos hallazgos y diligencias para identificar algunos restos humanos encontrados. La expectativa de que se rompa la gruesa capa de silencio es grande ahora.

La hipótesis de que los chicos fueron confundidos por miembros de un cártel es el eje por el cual cruza la explicación de esta historia. La confusión trágica como trasfondo de la brutal agresión en contra de los estudiantes. La cadena de manipulaciones, ocultamiento y descarrilamiento de las investigaciones pone en evidencia el nivel de involucramiento de autoridades de todo tipo vinculadas con el crimen organizado. No podría explicarse de otra manera.

Sobre el caso de Emilio Lozoya, Gertz Manero sorprendió con los dos anuncios principales: El ex director de Pemex se allana a la extradición de España a México y dice, a través de una carta enviada al fiscal Gertz Manero, que está dispuesto a colaborar con las investigaciones y el proceso de la justicia sobre el caso Odebrecht y Agro Nitrogenados, por el cual se encuentra en proceso también el empresario Alonso Ancira. ¿De veras el ex director de Pemex y coordinador de asuntos internacionales de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto está dispuesto a colaborar? ¿Hasta dónde llegará esa pieza clave en el entramado de lo ocurrido en el sexenio pasado? ¡¿A temblar se ha dicho?!

El anuncio de Gertz Manero sobre Lozoya Austin podría ser la antesala de un maxiproceso con fuertes impactos en los ámbitos políticos, judiciales y empresariales.

De acogerse Lozoya, como es de esperarse, a la figura de "criterio de oportunidad" para buscar reducción de penas a cambio de colaborar con información relevante y documentada, entonces estaríamos en la antesala de lo que en otras naciones se ha traducido en procesamiento de presidentes, ex presidentes, empresarios, jueces y todos aquellos involucrados en el esquema altamente corruptor diseñado por este grupo de empresas constructoras, entre las que destaca la brasileña Odebrecht. Todo se traducía en negocios y contratos multimillonarios con gobiernos, políticos, empresarios y jueces. En la trama Odebrecht está, por supuesto, el financiamiento ilegal a campañas políticas. Lozoya dice que ofrece información relevante para los intereses de la Nación mexicana. Veremos, pues, si estamos o no en la antesala de un maxiproceso, o si sólo alardea el ex director de Pemex.

Comentarios