No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Así votamos los latinos

Según el VoteCast de la Associated Press, Biden obtuvo 63% del voto latino, mientras que Trump, el 35%. Edison, por su parte, le dio a Biden el 65% y a Trump, el 32%. Por último, Latino Decisions: 70% al demócrata y 27% al republicano.

Por Jorge Ramos

Sin el voto de la mayoría de los latinos, Joe Biden y Kamala Harris no habrían llegado a la Casa Blanca. El voto hispano en estados clave fue determinante para que Donald Trump ya no sea presidente de Estados Unidos a partir del 20 de enero de 2021.

Primero, una aclaración. El voto afroamericano -en particular el de las mujeres negras- fue esencial para la victoria de los demócratas en la elección de este mes. Pero los votantes latinos fueron cruciales. Más que nunca.

Las cifras finales de cuántos hispanos votaron y por quién lo hicieron no las conoceremos hasta el próximo año con un reporte de la Oficina del Censo. Pero ya tenemos una idea. “Lo que sabemos es que la participación de los votantes, fue absolutamente histórica”, me dijo Matt Barreto, cofundador de Latino Decisions y uno de los gurús del voto hispano. “Estoy calculando que votaron 16.5 millones” de latinos, aseguró. Esto es mucho más de los casi 13 millones que votaron en 2016.

Como ha ocurrido durante las últimas décadas, la mayoría de los votantes latinos prefirió al candidato del Partido Demócrata que al del Partido Republicano. Hay varias encuestas sobre el voto latino en estas elecciones con distintas metodologías y margen de error. Pero todas favorecen ampliamente al presidente electo.

Según el VoteCast de la Associated Press, Biden obtuvo 63% del voto latino, mientras que Trump, el 35%. Edison, por su parte, le dio a Biden el 65% y a Trump, el 32%. Por último, Latino Decisions: 70% al demócrata y 27% al republicano.

Lo más interesante es lo que ocurrió en los estados más disputados como Arizona, Nevada, Georgia, Wisconsin y Pennsylvania. “El crecimiento del voto latino en esos estados fue mayor que el margen de victoria de Biden”, me dijo Matt Barreto. Y eso se logró gracias a los esfuerzos para identificar, registrar y llevar a las urnas a votantes latinos en todo Estados Unidos.

En Arizona, por ejemplo, Biden aventajó a Trump por solo 10 mil 457 votos, pero en ese estado 438 mil latinos votaron por Biden. Lo mismo ocurrió en Pennsylvania -con Biden aventajando a Trump por 81 mil 824 votos- y donde 200 mil 100 latinos votaron por el candidato demócrata. La historia se repite en Georgia y Nevada.

Lo que nos dicen estos números es que la gran participación de los votantes latinos -incluso en estados como Wisconsin, en el que no suele hablarse del voto hispano pero donde 71 mil 400  latinos votaron por Biden- contribuyó a que Trump perdiera la Casa Blanca. De nuevo, esto no hubiera sido posible sin una coalición de votantes de todas las razas y grupos étnicos. Pero los hispanos cumplieron con su parte.

“Creo que la gran lección” de estas elecciones, me dijo Barreto, “es la participación electoral. Vimos un entusiasmo en todos lados. Y no fue solo entre los demócratas. Entre los republicanos la participación también fue excelente”.

Para otro de los gurús del voto hispano, Mark Hugo López del Pew Research Center, “la gran lección es que, cuando hablamos de los votantes latinos, estamos hablando de un grupo muy diverso”. No somos un grupo monolítico e incluso hay gente que se rehúsa hablar de una sola comunidad latina.

Los votantes del estado de Florida, por ejemplo, fueron bombardeados por grupos a favor de los republicanos con anuncios que acusaban falsamente a Joe Biden y a los demócratas de ser socialistas. Eso funciona para algunos votantes cuyas familias han huido de países como Cuba, Venezuela y Nicaragua. Pero no para los votantes puertorriqueños de Nueva York -que están más interesados en el estatus político de Puerto Rico- ni para los mexicoamericanos en la costa Oeste y cerca de la frontera Sur que tienen preocupaciones migratorias muy particulares. Y si a eso le añadimos los intereses de grupos de indígenas (mayas, por ejemplo), de integrantes de la comunidad Lgbtq y de millennials que se sienten identificados con el término Latin X, entonces nos damos cuenta de que nuestra comunidad es cada vez más diversa.

“Probablemente no deberíamos llamarlo ‘voto latino’ sino votantes latinos”, me dijo Mark Hugo López. “En Arizona y en California tenemos una historia muy diferente a la que hay en Texas, Florida, Georgia y Pennsylvania”. De hecho, la comunidad latina, al igual que Estados Unidos, se está diversificando más que nunca. En 2044 todos seremos parte de una minoría en este país, como ha proyectado la Oficina del Censo.

Así es como votamos los latinos en 2020: Más que nunca, más por Biden que por Trump, con muchos temas en la cabeza y empujando a Biden en los estados que más necesitaba.

A pesar de todas las teorías de conspiración del presidente Trump y de su negativa a reconocer los resultados de la elección, como me dijo Matt Barreto, “la democracia funcionó”. Aquí gana quien tiene más votos y muchos de esos fueron latinos.  

Comentarios