Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna Sonora

Las debilidades de Sonora

Qué bueno que el Gobernador esté promoviendo el Estado de Sonora en el extranjero.

Qué bueno que el Gobernador esté promoviendo el Estado de Sonora en el extranjero. Ahora esperemos que el siguiente paso sea que los inversionistas extranjeros nos visiten e inviertan en Sonora. Ciertamente el Estado tiene muchas ventajas comparativas incluso respecto a los demás estados de la frontera Norte, sin embargo también tiene al menos dos claras debilidades que lo rezagan. Atacar con decisión y resolver estas debilidades puede ayudar mucho a atraer inversión extranjera; incluso puede ser más efectivo que los viajes al extranjero.

Falta participación ciudadana en la lucha contra el crimen

Cada vez es más evidente que el crimen organizado está empoderado y que controla e incluso domina regiones y rutas del Estado. La Guardia Nacional está muy lejos de ser lo que se anunció en su creación. El constante anuncio de que los indicadores van a la baja con mucha frecuencia se ve opacado con la noticia de un nuevo secuestro, ejecución o hallazgo de desaparecidos.

Tampoco se aprecia que haya transparencia; lo que prevalece más bien es la opacidad. Hay mucha información sobre seguridad que antes se publicaba y que ya no se publica; hubo incluso mapas y semáforos delictivos e información actualizada que ahora no se localiza o es poco accesible.

Aunque hay que reconocer que, de acuerdo al Inegi (una de las pocas fuentes confiables y accesibles), la cifra de homicidios en Sonora tuvo un pico en el año 2021 al alcanzar la cifra de 2,089 asesinatos y que descendió 1,723 en 2022; un claro descenso de 17.5%. Esperemos que este descenso se mantenga.

Soy de la opinión de que la política de seguridad no se lleva a nivel estatal sino que sus parámetros y alcances se definen más arriba, en la Guardia Nacional y el Ejército, por lo menos. El problema no es la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, quien ha demostrado su profesionalismo en puestos anteriores, sino la política federal. En este sentido, hace falta que las autoridades estatales tomen distancia de las políticas y compromisos nacionales y ejerzan una acción concertada y coordinada más decidida en el campo de la seguridad sobre todo fuera de la capital. De otro modo, los municipios y los ciudadanos estamos solos frente a las redes del crimen. ¿Será mucho pedir?

Pero tal vez lo que hace falta y extraña mucho que no se promueva es la participación ciudadana. No hay convocatoria ni mecanismos efectivos para que participen y coadyuven las organizaciones sociales, los empresarios y grupos civiles en una cruzada por la seguridad. Es mucho lo que se pudiera lograr si la lucha se hace de manera coordinada con la sociedad civil organizada, cámaras, sindicatos, centros educativos, iglesias, clubes, etc. Actualmente, la Guardia Nacional y el Ejército, además de opacos e inaccesibles, parece que trabajan de espaldas a la sociedad.

Cambio de modelos de gestión del agua

La otra vulnerabilidad de Sonora es la gestión del agua. Esto es relevante sobre todo en este año de sequía severa con anuncio de que el año próximo será aún más seco. El problema no es que no haya agua, el problema es que se maneja mal.

Más del 85% del agua se va a la agricultura en la que existe un manejo muy ineficiente del recurso; la mayor parte se pierde. Si el año próximo vamos a tener la mitad del agua con la que se contó en este año, urgen medidas drásticas y sobre todo un cambio del modelo de gestión.

El problema aquí también es que está es básicamente una política del Gobierno federal. La Conagua está rebasada; su presupuesto es cada vez menor y no cuenta con inspectores para vigilar los aprovechamientos de agua.

Urge una descentralización en la que el Gobierno estatal reclame facultades y ejerza un mayor control de los usos del agua a fin de evitar abusos de extracciones superiores a las autorizadas y se promueva más eficiencias, cultivos que consuman menos agua, riego tecnificado y eliminación de los subsidios al bombeo para extraer agua en exceso de los acuíferos.

Ante la sequía regional, el Gobierno del Estado tiene jugar un rol más activo.

En esta nota