Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna México

Paseo Capital

Quien recorra esa vía peatonal pasará por la antigua casona donde Juárez vivió con su familia durante el tiempo que la población lo acogió con brazos y corazón abiertos.

El ingeniero José María Fraustro Siller, alcalde de mi ciudad, Saltillo, es un hombre de cultura. Rector por dos periodos de la Universidad Autónoma de Coahuila, bajo su guía esa casa de estudios, mi Alma Mater, alcanzó prestigio nacional e internacional. Subsecretario de Educación Pública, llevó a cabo una notable tarea administrativa como eficiente colaborador del doctor Reyes Tamez Guerra. Representante popular y funcionario, su trayectoria de muchos años ha sido de servicio constante a la comunidad nacional, de Coahuila y Saltillo. Alcalde ahora de su ciudad natal, está realizando una encomiable labor de beneficio general. Recientemente entregó una obra que es ya motivo de orgullo para los saltillenses: El Paseo Capital, en pleno corazón citadino. Quien recorra esa vía peatonal pasará por la antigua casona donde Juárez vivió con su familia durante el tiempo que la población lo acogió con brazos y corazón abiertos. Pasará también por la hermosa Catedral, al mismo tiempo esbelta y recia; por el elegante Casino saltillense, de traza aristocrática y prestigiosa tradición; por las fincas solariegas donde en el siglo 16 moraron los fundadores de la Villa de Santiago del Saltillo, frente a la Plaza de Armas en la que aquellos soldados labradores pasaban revista cada mañana, espada en mano, para mostrar que estaban prestos para defender a la naciente población ante las constantes acometidas de aquellos "bravos bárbaros gallardos", los irreductibles aborígenes que merodeaban por las cercanas serranías. Quien pasee por el paseo pasará igualmente -¿cómo dejar pasar esa memoria?- por al sitio en el cual estuvo el Jockey Club, cantina de postín cuyos parroquianos oían respetuosos al conjunto de cuerdas del local, que no se abajaba a interpretar la música de moda -la de Lara, la de Curiel, la de Arcaraz-, pues en su repertorio tenía las oberturas "Guillermo Tell" y "Poeta y campesino", y la música de los Strauss, de Lehár y Offenbach. Luego el paseante pasará por el Palacio de Gobierno, con murales en los que el gran pincel de Tarazona plasmó escenas de la vida cotidiana saltillera. (Advierto ahora que dediqué más renglones al Jockey Club que al Recinto de Juárez, a las casas de los fundadores, al Casino, a la Plaza de Armas, la Catedral y el Palacio de Gobierno. La cabra tira al monte, dicen). Ayer el alcalde Fraustro Siller presidió un homenaje dedicado a Marco Antonio Aguirre Perales, quien como voz y poeta de la Rondalla de Saltillo proyectó el nombre de la ciudad a todo México y más allá de nuestras fronteras. Hombre generoso, de extraordinaria elocuencia y fina sensibilidad, Marco ha dado a su prójimo lo mejor de su talento de artista y de su noble calidad humana. Al reconocer los méritos del homenajeado el alcalde dijo que a personas como él se debe que Saltillo tenga la fama de ciudad de cultura que la caracteriza. Me alegró particularmente el reconocimiento a Marco, pues fui compañero suyo de micrófonos cuando los dos empezábamos apenas nuestra andadura de juglares, ese constante andar que nos ha llevado a tantas partes del País, tan bellas y tan hospitalarias. Agradezco a Chema Fraustro, jefe de la comuna saltillense, y a Lety Rodarte, su eficiente directora de Cultura, el haber enaltecido la vida y la obra de Marco Antonio Aguirre Perales, gran voz, corazón grande, que tanta nombradía ha dado a Saltillo. Doy las gracias también a mi preciosa hija Luly por llevar a Radio Concierto los recuerdos de Marco y su familia. Y que no se me olvide dar las gracias también a todos ellos por haberme dado la invaluable oportunidad de no hablar hoy de política. FIN.

Licenciado en Derecho y en Lengua y Literatura españolas / cronista de Saltillo.

En esta nota