Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna México

AMLO y Allende

En respuesta a Elizabeth García Vilchis, la conductora de la sección “Quién es quién en las mentiras” de las mañaneras

El aprecio de AMLO a Salvador Allende es enorme. Lo ha descrito como un “apóstol de la democracia”, “el dirigente extranjero que más admiro, quien más sentimientos me genera”, “un humanista, un hombre bueno, víctima de canallas”. Por eso le ordenó a Elizabeth García Vilchis, la aduladora conductora de la sección “Quién es quién en las mentiras” de las mañaneras, lanzarse contra mí por el artículo “Allende y Pinochet” publicado aquí el 11 de septiembre.

García Vilchis sostuvo, en balbuceante lectura, que “Sergio Sarmiento ataca al Presidente, por decir que el ex Presidente de Chile era un demócrata”. Lo que yo dije fue que “sólo la ignorancia histórica puede avalar esta afirmación”. Para defender que Allende era un demócrata, García Vilchis apunta que hace 50 años se dio un golpe militar y que “este hecho dio paso a un dolorosísimo periodo para el pueblo chileno, pues se estableció una dictadura encabezada por Augusto Pinochet. Esta etapa está plagada de asesinatos, desapariciones, represión y tortura. Dolorosísimo”. En lógica a esto se le llama non sequitur, un razonamiento cuyas conclusiones no derivan de las premisas. Que Pinochet haya sido un dictador sangriento no convierte a Allende en un buen gobernante.

Si la funcionaria hubiera leído el artículo habría encontrado que empezaba con la frase: “Los crímenes de Augusto Pinochet fueron inexcusables”. El texto deploraba los asesinatos y desapariciones, los encarcelamientos injustos, las torturas, las violaciones y los robos de infantes. Pinochet, escribí, encabezó “un régimen de terror”; fue “un dictador que cometió crímenes de lesa humanidad”. Nada de eso leyó. Los crímenes de Pinochet, sin embargo, no justifican las políticas y abusos de Allende. Este firmó un Estatuto de Garantías Democráticas en 1970 por el cual se comprometió a respetar los derechos constitucionales de los chilenos; sólo así obtuvo el apoyo de los legisladores democratacristianos para convertirse en Presidente, porque su 36% del voto popular no lo permitía.

Allende, sin embargo, violó los derechos de los chilenos al promover invasiones de granjas y fábricas, al expropiar sin indemnización predios y empresas. Decretó controles de precios y alzas artificiales de salarios que quebraron a miles de empresas. Hizo que la inflación se disparara de 35 a 606% en sólo tres años y que la economía se desplomara de 1.9 a -5.6%. Sus políticas provocaron hambre. A 50 años de distancia, y a pesar de los crímenes de Pinochet, 36% de los chilenos sigue pensando que los militares “tenían razón” al dar el golpe (encuesta CERC-MORI).

Los aduladores son como los ladrones, su primer cuidado consiste siempre en apagar la luz”, Cardenal Richelieu

En lugar de presentar argumentos sobre la gestión de Allende, García Vilchis cuestiona una cita de su tesis de 1933: “Los hebreos se caracterizan por determinadas formas de delito, sobre todo la usura”. Dice que la idea es de Cesare Lombroso, el criminólogo italiano de origen judío y que la cita está sacada de contexto. Quizá, pero la frase no está entrecomillada y Allende comenta después: “Estos datos hacen sospechar que la raza influye en la delincuencia.

No obstante, carecemos de datos precisos para demostrar este influjo en el mundo civilizado”. No se trata de un rechazo. “Le decimos al señor Sergio Sarmiento -pontifica García Vilchis-: Hay que revisar las citas antes de publicarlas impunemente. Lo dejamos ahí para que usted juzgue si hay o no mala fe de parte del columnista de Reforma”. Lo mismo le diría yo: Revise bien las citas y su información. Si lo hace, se dará cuenta de que no demostró que Allende haya sido un buen gobernante o siquiera un demócrata.

NO INTERVENCIÓN

Dice AMLO que respeta el principio de no intervención en los asuntos de otros países, pero invita a soldados rusos a desfilar en México en un abierto insulto a Ucrania invadida por Rusia. También invita a tropas de dictaduras como Cuba y Nicaragua. El mensaje es inquietante.

En esta nota