Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Columnas / Columna México

Platillo futbolero

Tremendo talento hay en los jóvenes que me tocó ver y oír.

Me tocó el día viernes por la mañana acudir a un evento de arte puro, este por nuestras fiestas patrias, niños y jóvenes bailando, cantando y hasta tocando un instrumento llámese guitarra, tololoche, tambor, acordeón etc. Este evento aparte de causarme asombro me llenó de satisfacción y les voy a comentar porqué, que tremendo talento hay en los jóvenes que me tocó ver y oír, entre ellos estaba cantando una joven de unos 14 años a quien llamaremos “Mimi”, que dicho sea de paso se notaba que sentía las canciones patrias que estaba interpretando junto a sus compañeros, felicidades a ella y a quienes ahí participaban junto a ella.

En el deporte me toca ver esa pasión que demostró la joven “Mimi” pero dentro del terreno de juego, veo a jóvenes y niños poner todo de su parte para lograr el triunfo en un partido de futbol, los veo correr, esforzarse, apasionarse por lograr el objetivo que todo niño y joven dentro del campo desea, anotar un gol y lograr el triunfo, lejos están de imaginar que al mismo tiempo que se divierten, obtienen herramientas para la vida.

Me acuerdo de mi niñez en la escuela primaria y también secundaria y aún me sigo preguntando ¿Por qué una hora de deporte?, a poco es muy difícil entender que el deporte es parte esencial de la formación del ser humano, en él encontramos muchos valores como unión, amistad, trabajo en equipo, superación, logros etc.

Sigo recordando y consciente estoy, que hoy no seria la persona que soy si no hubiera practicado algún deporte, para mí fue mi válvula de escape, fue estar “jugando” mientras el mundo se desmoronaba, fue tener un grupo de amigos que buscábamos el mismo objetivo que era triunfar dentro del terreno de juego.

Hoy reconozco que fui afortunado porque después de la tempestad vino la calma y mi amor y agradecimiento al deporte sigue en pie.

Hace unos fines de semana vi en el barrio que me vio crecer a un joven que llamaremos “flash”, un chaval que fue pequeño y que hoy no lo es, alguien que no corrió con la fortuna que yo tuve, lo vi como nunca lo había visto con unos ojos vidriosos y una mirada perdida que me hizo entristecer, porque esa mirada me hizo imaginar muchas cosas, quizás si hubiera crecido con la misma fortuna o apoyo que yo, no lo hubiera visto como lo vi.

Así que mi estimado lector si su hij@ quiere o desea practicar algún deporte, entrar a danza, aprender a tocar la guitarra o cualquier tipo de arte, apóyelo, llévelo a que practique eso que le apasiona.

Si eres diputado impulsa una iniciativa de a de veras, de esas que cambie la educación física desde la primaria, el arte y el deporte van como las vías del tren, paralelas, van una al lado de la otra, todos esos niños y jóvenes de primaria y secundaria están habidos de aprender y de que los enseñen, desafortunadamente no todos deseamos enseñarles lo mejor de la vida, también hay quien desea mostrarles el camino equivocado; podemos ayudar y podemos apoyar a sigan surgiendo más “Mimi” y además que no todos corran con la suerte del “flash”.

En esta nota