No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tijuana

Joya cultural

De estilo arquitectónico neoclásico y envuelta en historias y mitos, la Casa de la Cultura de Tijuana, que data de 1930, enamora a sus visitantes 

Avatar del

Por Khennia Reyes

Actualmente se imparten cursos de disciplinas artísticas.(Jesús Bustamante)

Actualmente se imparten cursos de disciplinas artísticas. | Jesús Bustamante

Cae la noche y con ella las historias y mitos que rodean a la Casa de la Cultura de Tijuana, ubicada en la colonia Altamira.

Diseñada por el arquitecto Guerrero Preciado, fue inaugurada en 1930 como la Escuela Primaria Álvaro Obregón y entre 1941 y 1945, en la Segunda Guerra Mundial,operó como centro de organización.

En 1977 pasó a manos del Municipio y se convirtió en la Primera Casa de Cultura de Tijuana.

El misterio mezclado con un gran contenido histórico son los ingredientes principales con los cuales el Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMAC) ha realizado recorridos nocturnos para que las familias de la región conozcan el nacimiento del recinto cultural de una manera diferente.

La encargada de despacho de la Coordinación General de la Casa de la Cultura Tijuana, Blanca Estela López Torres, comentó que la actividad se ha posicionado en el gusto del público porque cada asistente tiene su historia: Ahí estudió, se conocieron sus padres, se graduaron, participaron en una obra de teatro, etcétera.

“Les causa una sorpresa a las personas. Estamos muy contentos porque el público ya espera los recorridos. Tenemos visitantes que aquí estudiaron cuando fue la escuela Álvaro Obregón y ellos mismos recuerdan su salón y la nostalgia sale a flote conforme vamos avanzando”, comentó.

En el Aniversario 130 de Tijuana es más importante conocerla porque ha contribuido a crear la imagen cultural de esta ciudad.

Explicó que los recorridos son ambientados con proyecciones, música e improvisaciones de actores para darles mayor vida a los personajes que protagonizan las historias y mitos.

La actividad inicia en el tercer piso evocando la nostalgia al recorrer las aulas que en su momento fueron salones de primaria.

Uno de los episodios que más conmocionan es contar las vivencias de la niña “Teresita”, quien murió al caer por la ventana del tercer piso mientras estaba jugando.

López Torres mencionó que han sido miles de personas las que en la actualidad han visto corriendo a la niña en los pasillos, sobre todo en los salones de teatro.

Lo mismo ocurre con don José, El Velador, quien hace más de 10 años murió y se caracterizaba por ser estricto con la puntualidad; hoy entre las escaleras aseguran que lo ven caminar movimiento su llavero para apresurar la salida de los estudiantes.

Actualmente, la Casa de la Cultura es como un segundo hogar para niños  y adultos que buscan realizarse en la música, pintura, baile, teatro, entre otras artes.

La Casa de la Cultura conserva los detalles arquitectónicos con estilo neoclásico en salones, calderas, piso, escalinatas y jardines originales.

Conócela:

Fue inaugurada en 1930 como la escuela primaria Álvaro Obregón y entre 1941 y 1945, en la Segunda Guerra Mundial operó  como centro de organización. 

En esta nota
  • Tijuana
  • Casa de la Cultura Tijuana

Comentarios