No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tijuana

Insuficientes las lonas del techo para detener la lluvia

La vivienda de María Hilda al ser de madera no la protegen de las bajas temperaturas del invierno.  

Avatar del

Por Alejandra Pérez

No es la mejor época del año para María Hilda y su hijo.(Sergio Ortiz)

No es la mejor época del año para María Hilda y su hijo. | Sergio Ortiz

TIJUANA, B.C.- María Hilda Marroquín Vargas vive con su hijo de 13 años, se dedica a las ventas por catálogo y también junta plásticos para venderlos para solventar los gastos de la casa.

“Con la comida ahí vamos, porque con lo que gano, junto mis plásticos y eso. Yo vivo para allá abajo, donde hay más gente más vulnerable, yo tengo mi casita y ahí vivo yo con el niño”, comentó.

Su casa, ubicada en la colonia Xochimilco Solidaridad tiene un techo de lona que le donaron hace tres años, pero ya tiene agujeros por lo que necesita una nueva, debido a que el agua, el frío y el sereno de las noches se mete por ahí.

Al vivir en una zona expuesta al frío, necesitan de cobijas para contrarrestar los efectos de este clima, las cuales servirán para cuidar a su hijo y evitar enfermedades respiratorias, aún más con la pandemia actual.

 El apoyo del niño

María Marroquín dijo que su hijo trabaja para aportar dinero a la casa, cuida gallos y periquitos que crían para luego venderlos, también se van a una colonia vecina a recoger ropa que sus habitantes ya no quieren.

Mencionó que las aportaciones del papá del niño no son suficientes. Agregó que actualmente su hijo estudia, pero por las clases en línea, no cuentan con un teléfono celular o internet para continuar con la escuela.

“Hay muchas cosas, pero la prioridad sería eso para mí, que mi niño siguiera con sus estudios, porque trabaja por cuadernillos, pero pues no es lo mismo y la tele no agarra mucho la señal”, expresó.

María Hilda ayuda a su hijo en sus clases, sin embargo se le complica porque los videos pasan rápido los temas, y matemáticas se ha convertido en un reto, porque ella no llevó álgebra en la escuela.

“Agradezco mucho que nos tomen en cuenta, porque si hay mucha necesidad, principalmente para los niños, uno pues ya va de salida, pero sí”, finalizó.

María es una mujer que le gusta trabajar y a pesar de las adversidades trata de sacar a su hijo adelante, brindarle educación y un hogar cálido.

En esta nota

Comentarios