Tijuana

Hacen de la sicología un medio para ayudar a familias del basurero

Al grito de ¡Todo Perrón! y con el apoyo de altruistas de Tijuana y EU, Héctor Segura y compañía echaron a andar la asociación TP0618 para ayudar a las familias que habitan junto al basurero municipal.

Avatar del

Por Khennia Reyes

Héctor Segura explicó que en un principio resultó peligroso, porque esta comunidad cierra el paso a cualquier persona que sea ajena, incluso a la policía, para mantener sus propias leyes.

Héctor Segura explicó que en un principio resultó peligroso, porque esta comunidad cierra el paso a cualquier persona que sea ajena, incluso a la policía, para mantener sus propias leyes.

Montones de basura, violencia, drogadicción e inseguridad es el paisaje normal para cientos de personas que habitan cerca del basurero de la colonia Valle de Las Palmas, en Tijuana.


“Son sus leyes, son sus maneras de pensar”, expresó el sicólogo Héctor Segura, egresado del CUT Altamira, sobre los días normales para las familias, que en su mayoría carecen de  agua y alimentación.


Por ello, en compañía de algunos de sus colegas y otros filántropos de Tijuana y Estados Unidos formaron la asociación civil TP0618, cuyo lema es ‘¡Todo Perrón!’, con el cual decidieron trabajar con esa comunidad para mejorar su calidad de vida y entorno.  


Así, utilizaron la frase ‘¡Todo Perrón!’ para disimular los malos momentos de las familias y su reto como profesionistas.


“En sicología comunitaria nos enseñaron que no tenemos que imponer una idea, al contrario, las personas que están en ese lugar deben plantear sus necesidades”, dijo Segura.


La primera necesidad que detectaron en ese basurero es que las personas por falta de experiencia laboral y académica solo se dedicaban a separar los desperdicios, por lo que realizaron talleres para que aprendieran a cortar el cabello.  


Héctor Segura explicó que en un principio resultó peligroso, porque esta comunidad cierra el paso a cualquier persona que sea ajena, incluso a la policía, para mantener sus propias leyes.


Por lo que después de unos meses se ayudaron de una iglesia cristiana para empezar el cambio: empezaron a regalar comida y ropa y así fue como se ganaron la confianza.


“Tratamos de ir de poco en poco para ganarnos la confianza de las personas porque el fin de ‘Todo Perrón’ es crear a jóvenes que sepan  desarrollar proyectos grandes y que sean comunitarios”.  


Entre los principales cambios es que permiten que otras personas reciban terapias sicológicas, se interesen en conseguir un trabajo, consigan un lugar propio donde vivir. Sobre todo, se dan cuenta que la violencia no es normal.  


Lo anterior lo han logrado con solo impartir clases de corte de cabello y ganarse la confianza.


“No es difícil ser activista, porque en cada persona está la parte de ayudar. A todos nos gusta ayudar hasta al más gruñón tiene algo que le gustaría hacer y que quisiera que enseñarle a las de más personas. La cuestión es  encontrar a quien quiera aprender y no buscar a quién imponerle una idea”, sostuvo el sicólogo.


Agregó que la clave está también en enseñar a las personas a ser independientes para que se mejoren a sí mismas.


El activista también comentó que junto con sus colegas decidieron emprender la asociación para trabajar de cerca en políticas comunitarias, las cuales sean desarrolladas por ciudadanos “comunes” para que sea ellos quienes detecten los problemas que hay en su alrededor y al mismo tiempo tengan la solución.


Esto debido a la sobreconfianza o desconfianza que tienen hacia las autoridades de cualquier nivel político.


Para conocer más sobre la asociación TP0618, ingresar a la red instagram. 

En esta nota
  • Sicología

Comentarios