Tijuana

Comida Catracha, un lugar que vino con la caravana

Avatar del

Por Khennia Reyes

Comida Catracha, un lugar que vino con la caravana

Comida Catracha, un lugar que vino con la caravana

La hondureña Norma Araceli Mejía está a punto de cumplir su sueño mexicano: Instalar un restaurante de antojitos de su país en Tijuana y su local se llamaría Comida Catracha.

Ella, junto con sus dos hijos y esposo, es una de las familias de la actual caravana migrante centroamericana que está albergada en El Barretal, en donde vendió baleadas, similares a los burritos mexicanos, y pollo para recordar a sus compatriotas el sabor de su país.

Norma recordó que le surgió la idea de convertirse en empresaria cuando caminó por un mercado sobrerruedas de la colonia Mariano Matamoros, en donde compró una pequeña estufa, ollas y cubiertos; además de los alimentos.

En un principio cocinaba solo para su familia, pero el olor a las baleadas hizo que sus compatriotas comenzaran a querer comprarlas.

Así, la empresaria poco a poco olvidó sus ganas de cruzar a Estados Unidos, en donde corría mayor riesgo de ser deportada a Honduras.

“Allá ya no tenemos nada. En cambio si nos quedamos en Tijuana podemos tener algo seguro, buscar trabajo y entre mi esposo y yo podemos hacer algo en grande aquí”, expresó.

La ruta
PERIÓDICO FRONTERA dio seguimiento al comercio de Norma Araceli Mejía para que las familias de la región conocieran el día a día de los centroamericanos de la caravana.

Fue así como Verónica Jarán al enterarse de la historia de Norma, se ofreció a darles un espacio para que estableciera formalmente su restaurante.

Explicó que ambas se beneficiarán, pues el local necesita reactivarse y Norma y su familia necesitan trabajar.

“Me da una satisfacción, es sentirme una mejor persona. Ojalá que nazca que otras personas también se ofrezcan para ayudar a los migrantes”, dijo Verónica Jarán.

En agradecimiento, Norma Mejía se comprometió a demostrar que lo único que busca en Tijuana es un mejor futuro para su familia y vivir libre de la pobreza y de las amenazas de las pandillas.
En esta nota
  • Comida catracha
  • Hondureños

Comentarios