Tijuana

Afecta a comerciantes cierre de carriles en garita de SY

Debido al tiempo de espera que existió por la disminución de carriles, la gente estaba estresada y eso no benefició.

Avatar del

Por Daniel Andrade

José Pedro Preciado, quien se dedica al giro de accesorios para celulares y cargadores, indicó que sus ventas durante el martes rondaron apenas el 10 por ciento de lo normal.

José Pedro Preciado, quien se dedica al giro de accesorios para celulares y cargadores, indicó que sus ventas durante el martes rondaron apenas el 10 por ciento de lo normal.

Luego del cierre de cuatro carriles de Tijuana a San Diego en la garita de San Ysidro, comerciantes de la zona coincidieron en que se vieron afectados y las ventas disminuyeron de manera sustancial.

El cierre se debió a las investigaciones de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) luego de que un hombre no obedeciera un segundo filtro de revisión la noche del lunes.

En su intento por escapar de San Diego a Tijuana disparó contra los agentes, quienes repelieron la agresión y lograron lesionarlo, pero después murió.

Felícitas Hernández vende burritos en los carriles izquierdos, tras el cierre sus ventas estuvieron por debajo de la mitad al no llegar a los 100 de los 200 diarios que coloca en promedio.

Relató que todos los comerciantes se juntaron en los carriles de la Ready Lane y eso generó dificultades, porque la distancia entre cada vendedor era muy reducida.

La comerciante comentó que ella llega a las 02:00 de la madrugada y se sorprendió al ver cerrados los carriles 21 al 24, lugar donde ya tiene sus propios clientes.

José Pedro Preciado, quien se dedica al giro de accesorios para celulares y cargadores, indicó que sus ventas durante el martes rondaron apenas el 10 por ciento de lo normal.

Debido al tiempo de espera que existió por la disminución de carriles, dijo que la gente estaba estresada y eso no benefició, porque en esas condiciones no tienen ánimos de comprar algo.

El vendedor que trabaja en la línea desde hace casi 20 años lamentó que en tan poco tiempo se hayan presentado afectaciones para los comerciantes, algo que no sucedía de forma regular.

Gustavo Cervantes, vendedor de churros de canela decidió retirarse del lugar al ver cuatro carriles cerrados, situación que le dejó un día sin percibir sus ingresos. 

“No había a quién venderle y claro que nos afectó, no queda más que esperar a que estas cosas no sigan pasando porque es nuestro sustento”, concluyó.

En esta nota

Comentarios