No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Rechaza Banxico cambios a la ley

Banco de México considera que al comprar dólares en efectivo adquiere el riesgo de que esos recursos sean de procedencia ilícita.

Avatar del

Por Agencia Reforma

La reforma pretende obligar a que Banxico compre las divisas en efectivo que las instituciones financieras no logran repatriar a través de sus corresponsalías en el extranjero.

La reforma pretende obligar a que Banxico compre las divisas en efectivo que las instituciones financieras no logran repatriar a través de sus corresponsalías en el extranjero.

Ciudad de México.- Con los cambios a la Ley del Banco de México (Banxico) aprobados el miércoles por el Senado no se logrará el objetivo de alcanzar un mejor precio cambiario para los usuarios, pero sí se ponen en riesgo a las reservas internacionales.

La iniciativa, que fue turnada al Congreso de la Unión, pretende obligar a que Banxico compre las divisas en efectivo que las instituciones financieras no logran repatriar a través de sus corresponsalías en el extranjero, y serían las mismas instituciones las que definan qué cantidad no repatriaron y debe comprar el Banco Central.

El flujo comienza con divisas -dólares en su mayoría- que llegan en efectivo al País y son cambiados en instituciones financieras, las cuales, posteriormente, buscan venderlas ya sea a personas en territorio nacional que requieran esas monedas o bien en el extranjero.

El principal argumento de los cambios a la ley señala que al no lograr repatriar la totalidad de las divisas, las instituciones enfrentan mayores costos que se trasladan a los tipos de cambio que ofrecen.

En una nota técnica enviada al Senado, Banxico aclaró que las instituciones tienen mecanismos para repatriar a través de corresponsalías. De 4 mil 732 millones de dólares captados en efectivo en enero-septiembre, sólo 2 por ciento no se repatriaron y está guardado en las bóvedas de los bancos.

El Banco Central ha rechazado la reforma, pues al comprar dólares en efectivo adquiere el riesgo de que esos recursos sean de procedencia ilícita, que tendrían que integrar a sus reservas como lo obligaría la nueva ley.

Además, detalló que 99 por ciento de las remesas llega por transferencias electrónicas, por lo que la medida apuntaría a atender sólo al uno 1% restante.

“Este riesgo no quedaría limitado a los montos de divisas en efectivo que capte Banxico conforme a lo anterior, sino que podría extenderse a la operación de las reservas internacionales en poder del Instituto Central”, explicó.

Con todo y este riesgo, la reforma ni siquiera alcanzaría su objetivo para esas remesas en efectivo.

En esta nota

Comentarios