No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Diálogo empresarial

Tijuana y su talón de Aquiles: La movilidad

Ante el inminente fracaso en la operatividad del Sistema Integral de Transporte Tijuana (SITT), el Ayuntamiento de Tijuana no debe por ningún motivo permitir que la ruta troncal deje de funcionar y que la millonaria inversión realizada en su infraestructura se pierda.

Ante el inminente fracaso en la operatividad del Sistema Integral de Transporte Tijuana (SITT), el Ayuntamiento de Tijuana no debe por ningún motivo permitir que la ruta troncal deje de funcionar y que la millonaria inversión realizada en su infraestructura se pierda.

La incapacidad por lograr un acuerdo entre el gobierno municipal y las empresas transportistas, puede afectar la movilidad de más de 100 mil ciudadanos.

Y es que resulta inconcebible que un proyecto que garantizaría la movilidad  de más de 100 mil pasajeros “se tire a la basura” ante la incapacidad de lograr un acuerdo entre el gobierno municipal, las empresas transportistas y la empresa de recaudo.

Estamos ante un panorama devastador, no sólo el transporte de estudiantes, empleados, y de las familias tijuanenses en general se verá afectado.

Sino que esta falta de capacidad y voluntad política para hacerlo funcionar nos resta competitividad, frena nuestro desarrollo y afecta la imagen de la ciudad.

La posibilidad de que más de 500 millones de pesos que integran el presupuesto destinado a los próximos ejercicios fiscal se “pierdan” está latente.

Si así sucede la próxima administración municipal heredará unas finanzas “más afectadas” que frenarán proyectos en beneficio de la ciudadanía.

Ante esta crisis en la movilidad, es urgente que se sienten a la mesa todos los actores involucrados: llámese autoridades, transportistas, de recaudo y concesionarios para revivir el proyecto dejando de lado cuestiones partidistas.

Una ciudad tan dinámica y progresista como Tijuana debería ya de contar con un transporte moderno, ecológico, eficiente como sucede ya en otras partes del país como Chihuahua, Puebla, Ciudad de México, Guadalajara y Ciudad Juárez, en donde hubo voluntad política de los gobiernos para el funcionamiento de un sistema moderno de transporte.

Los habitantes y visitantes de esta ciudad merecemos tener opciones de movilidad, ya que todos en algún momento podemos ser usuarios del transporte público.

No tener esa opción representa que además de perder competitividad, la ciudad siga sufriendo de serios congestionamientos vehiculares.

Sin embargo esta incapacidad y falta de voluntad política para hacer funcionar al SITT nos resta competitividad y frena nuestro desarrollo económico.

La competencia en las rutas fue uno de los problemas que enfrentó el sistema, ya que nunca dejaron de circular por ellas otro tipo de transporte.

Las cámaras empresariales estamos en pro del sistema que fue diseñado para aumentar la calidad de vida de los usuarios y por eso nos pronunciamos para que siga.

Hay que tener presente que el SITT fue hecho para reducir los costos generalizados del viaje, los tiempos de traslado, la emisión de gases de efecto invernadero, aumentar la calidad de vida,  por eso peleamos para que siga.

Su suspensión va en contra de todo lo que hemos anhelado, por lo que no hay que tirar la toalla, hay que reorganizarse y prestar un servicio de calidad.

Hubo encuestas en la que la gente manifestó que prefiere usar el SITT a otro tipo de transporte y eso debe de ser motivo para rescatarlo y aspirar con ello a tener una verdadera movilidad integral en la ciudad.

*El autor es presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

Comentarios