No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Lex Tributum

Pacto de coordinación fiscal

“La única forma de que todos, incluso los gorrones, paguemos por un servicio de correos (por ejemplo) es mediante los impuestos universales”

Tony Judt

Por Jorge Pickett Corona

“La única forma de que todos, incluso los gorrones, paguemos por un servicio de correos (por ejemplo) es mediante los impuestos universales”

Tony Judt

El pacto de coordinación fiscal es un convenio con participantes que se siguen bajo las reglas y formalidades que rigen a estos, por lo que el principal objetivo de  Ley de Coordinación Fiscal es coordinar el sistema fiscal de la Federación con las entidades federativas, así como con los municipios y demarcaciones territoriales, para establecer la participación que corresponda a sus haciendas públicas en los ingresos federales; distribuir entre ellos dichas participaciones; fijar reglas de colaboración administrativa entre las diversas autoridades fiscales; constituir los organismos en materia de coordinación fiscal y dar las bases de su organización y funcionamiento.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público celebrará convenio con las entidades que soliciten adherirse al Sistema Nacional de Coordinación Fiscal que establece la Ley. Dichas entidades participarán en el total de los impuestos federales y en los otros ingresos que señale la Ley mediante la distribución de los fondos que en la misma se establecen.

Así las cosas, de acuerdo al artículo 2º de la ley el Fondo General de Participaciones se constituirá con el 20% de la recaudación federal participable que obtenga la federación en un ejercicio. En tanto que la federación se queda con el 80%.

La recaudación federal participable son aquellos recursos que los estados obtienen de todos los impuestos y derechos que se generan por actividades desarrolladas en sus territorios, y la ley a su vez da a conocer una lista de los conceptos que las entidades están exentas de enviar a la federación

Ahora bien, cada entidad federativa tiene la facultad de decidir, mediante la aprobación de sus legislaciones terminar con el convenio de coordinación fiscal, por lo cual, los estados de Coahuila, Jalisco, Nuevo León y Tamaulipas, ya han manifestado la posibilidad de dar término al convenio, debido a que el Gobierno Federal no está implementando recursos como se requiere.

Es verdad que la propuesta económica que se dio a conocer el 4 de abril 2020, no es la mejor propuesta para poder combatir con la crisis, en dicha propuesta es verdaderamente preocupante que aun sabiendo las dificultades económicas en la que nos enfrentamos se pretenda continuar con las obras de infraestructura, con la que es muy probable que se invierta una gran parte del capital, por ello no es lo suficientemente convincente tal propuesta, a razón las entidades federativas están optando por salir del pacto de coordinación fiscal sin que ninguna al día de hoy lo haya materializado.

En ese orden de ideas, si gran parte de las Entidades Federativa deciden salir del pacto de coordinación fiscal (Baja California, Chihuahua, Nuevo León que en su momento amenazaron con salir del pacto), que prácticamente mantiene al Gobierno Federal, ocasionaría para el Gobierno Federal gran pérdida del capital, por lo que el Presidente de la República ya no tendría, los recursos necesarios, como programas de asistencia, becas que en un inicio era el eje central de la administración, lo llevaría a negociar con distintas fuerzas políticas del país.

Por cada peso que envía Baja California a la federación, ellos nos regresan .26 centavos.

*El autor es abogado fiscalista.

Comentarios