No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas El ojo del marketing

Negocios en rehabilitación

Hace un año era impensable todo lo que sucedió, cuando creíamos que no podía ser peor ¡zaz! más caíamos en ese precipicio llamado “pandemia”... 

Por Marcela Mexía

Hace un año era impensable todo lo que sucedió, cuando creíamos que no podía ser peor ¡zaz! más caíamos en ese precipicio llamado “pandemia”, nuestras empresas enfermaron, entraron en una especie de inanición, sin ventas, sin tráfico, sin saber qué demonios íbamos a hacer, algunos mantuvimos la nómina lo más que pudimos, otros cerraron definitivamente y unos cuantos mas nadaron de muertito, sobrevivir era ya una ganancia.

Muy contados aquellos que esquivaron la tragedia. Pero ¿qué aprendimos? o más bien ¿qué estamos aprendiendo? porque esto no fue un huracán que viene, golpea y se va. No, esto fue un huracán, terremoto y baño en lava en repeticiones de 3, quedamos como el Pacquiao ¿se acuerda?, tirados pero respirando, aquí es donde me cuesta contener una palabrota.

Bien, sobrevivimos (algunos) ¿qué hacer? Aparte de llevar terapia, porque la necesitamos después de estar encerrados y encerrar a nuestros hijos...viene la pandemia psicológica, "la depre" pues, no lo digo yo, lo dicen los que saben, pero mientras la gente común se atiende, Usted y yo nos tenemos que poner a trabajar ¡sin llorar!

¿Quién va a sacar esto adelante? nosotros, los que generamos empleos, así que ahí le va, espero que le sirva ¿o va seguir llorando?

El Capital Humano: ya sabemos que es lo más importante, reúna a su equipo y hágales esa pregunta ¿qué hacemos? Usted necesita claridad, saber donde están parados, que es rescatable y hacer un plan de acción. Por lo pronto, considere seriamente dejar opciones en trabajo remoto, eso ya no va a ser igual, tome de esa experiencia lo bueno. Los colaboradores necesitan reconfigurar su día a día así que no los excluya de la conversación. Y la capacitación, por el amor de Dios, que sea en línea, todavía seguimos con los cuidados de contagio, no exponga a nadie.

De sus productos o servicios: ¿ya comprendimos que es rentable y que no? es hora de hacer un análisis, no podemos permitirnos perder mas tiempo vendiendo algo que no es rentable, es tiempo de contraerse, haga lo sumamente indispensable y mejore lo que le deja utilidad.

De sus ventas: ¿ya tiene información de sus clientes? ¿de su consumo? ¿todavía no? entonces implemente un CRM, aquellos que tenían información de sus clientes y canales de comunicación con ellos fueron los que aprovecharon para seguir vigentes, vendiendo aunque estuvieran cerrados. No se puede permitir depender solo de las ventas offline ¿ya usa whatsapp business? ¿algo? si no tiene idea de como abrir canales de venta y/o comunicación, búsqueme, conozco gente :)

De su futuro: mire tiene dos opciones, o se pone a llorar o lo resuelve, y perdóneme que se tan franca pero ahora no necesitamos palmaditas en la espalda, nuestros negocios necesitan rehabilitación después de semejante virus, necesitamos urgentemente que los empresarios/as saquen la casta y la creatividad, como sea, que reactiven todo eso, porque ¿sabe que? nadie nos va a venir a resolver la vida y el gobierno… bueno, para que le echamos mas leña al fuego.

En un futuro Usted ¿qué le contará a sus nietos? todo pasa, estamos vivos ¡a trabajar! que estos "ninis" no se mantienen solos. Ok me excedí, usted disculpe, necesito terapia :)

* La autora es estratega de marketing, directora de Adirektiva, miembro de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias.

Comentarios