Columnas El ojo del marketing

Marketing de experiencias

¿Recuerdas alguna vez haberte molestado con alguien pero no das con el motivo?

Por Marcela Mexía

¿Recuerdas alguna vez haberte molestado con alguien pero no das con el motivo? Sabes en tu corazón que albergas ese sentimiento pero nomás no te acuerdas, nada ¿qué pasó? ¡ni idea! La explicación es que nuestra memoria le da prioridad a los sentimientos, involucrar los sentidos en una situación hace que tu memoria las guarde celosamente, por eso recordamos el sentimiento pero no el tema, por ejemplo, nos pasa con el sentido del olfato, oler algo evoca inmediatamente recuerdos, es el sentido con mas memoria ¿te ha pasado?.


¿Qué es el marketing de experiencias? También se le llama marketing emocional, creo que se  define por si solo ¿no?, es la estrategia que tiene como objetivo estimular lo sentidos del consumidor, hacer que viva una experiencia inolvidable para construir una relación a largo plazo. El ejemplo más puro es Disney, todo lo que ellos hacen ¿para qué es? para que “sientas la magia” ¿no? si ya tuviste la oportunidad de ir, te mencionan la marca y sonríes, porque recuerdas esos momentos, esa experiencia vivida tuya y de tus hijos. Ahora bien ¿cómo aplicarla a mi empresa? 


¿Te has preguntado cómo estás haciendo sentir a tus clientes?, esta es la experiencia diaria, es lo que generas con tus productos y servicios, antes, durante y después de la venta ¿estás consciente de la experiencia que provocaste? Aquí mi primer ejemplo: en muchas industrias se ha desatado una guerra de precios, el que le baje un peso es el que vende más, hacen un desastre con su bendita “estrategia de precios”, bien, todos sabemos que eso no lleva a absolutamente nada, ¿que pasaría si yo te digo que una estrategia de marketing de experiencias puede solucionarlo? Solo contesta una cosa ¿porqué crees que los consumidores pagan 50 pesos por un café? ¿por el café? no lo creo… yo todavía no me aprendo los tamaños, el chico es “alto”, el grande no me acuerdo, termino señalando con el dedo “ese, déme ese” ¿creen que los clientes de esas cafeterías son verdaderos catadores de café? ¿qué aprecian el grano? Ellos y yo pagamos por la experiencia, por lo que nos hace sentir ir ahí a consumirlo ¿cuánta gente sube la foto a Instagram? a unos los pone de buen humor, a otros les da estatus, otros mas se sienten muy cool… sienten, sienten y sienten.


Ellos se escaparon de una guerra de precios, hicieron toda una estrategia, ellos venden el servicio, la experiencia, el café es lo de menos. ¿Tú? ¿qué vendes?
Los restaurantes tienen una gran oportunidad con este tipo de estrategias, ellos ya son conscientes de la importancia de la calidad del producto y del servicio, cuando son locales, tienen esa conexión con sus clientes, les hablan por su nombre, los hacen sentir importantes, efectivamente ejecutan una estrategia de marketing de experiencias, aunque no tengan conocimiento del concepto, lo hacen…¿qué les falta? ¡marketing digital! si ya están provocando esa maravillosa experiencia ¡por el amor de Dios! ¡Denle herramientas para que lo desparrame por todas sus redes sociales! Asegúrese de tener WIFI, de atender sus redes sociales y provocar que le platiquen al mundo entero lo bien que ud. lo hace, es increíble que desperdicien esa oportunidad, las decisiones de compra se toman en base a la recomendación: haga que suceda.


PD. Agregue tecnología para “documentar” el hecho, eso permitirá la personalización,
no lo deje a la memoria, ahora hay herramientas para eso. Búsqueme en mis redes sociales y platiquemos. Gracias.


* La autora es estratega de marketing, directora de Adirektiva, miembro
de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias.
 

Comentarios