No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Diálogo Empresarial

Luego del primer año de gobierno

El 1 de diciembre se cumplió el primer año del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Por Roberto Rosas

El 1 de diciembre se cumplió el primer año del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. Sin mayores sorpresas, desde el Zócalo capitalino, habló sobre el combate a la corrupción, la pobreza y la desigualdad que persigue su administración.

Sin ser un ejercicio de rendición de cuentas, oficializó un acto de divulgación política, con poco sentido de autocrítica, “otros datos” y repetición de frases trilladas.


Al asegurar que ya cumplió 89 de los 100 compromisos asumidos hace 12 meses, el Presidente pidió una prórroga en el plazo –de un año más– para que los efectos de su transformación puedan percibirse por los mexicanos, ahora sí.


Como es propio de un organismo preocupado por lo que pasa en el país, en Coparmex, lamentamos la falta de un análisis profundo y crítico de los grandes pendientes que enfrentamos como sociedad, desde hace varias décadas.


Es cierto, México sigue siendo un país de leyes y en lo general, nuestro sistema económico no ha sido afectado. Pero también hay que decirlo: Hoy en el país hay graves problemas que requieren de la máxima seriedad y atención, por parte de nuestros gobernantes.


Sin duda, se trata de un balance negativo en lo que va del año, que no beneficia a nadie. Con profunda voluntad constructiva, en Coparmex señalamos cuáles deben ser los retos prioritarios que el Gobierno de México debe atender en 2020 y en lo que resta del sexenio.


Primero: Frenar los índices de violencia y delincuencia que predominan en casi todo el territorio, fortaleciendo los componentes de seguridad pública, para que las familias mexicanas puedan salir a las calles sin miedo y puedan vivir en condiciones de paz.


No se trata de retomar las estrategias del pasado, sino de examinar conjuntamente, sociedad y gobierno, lo que sí funcionó antes y lo nuevo que se puede implementar hacia delante.


Segundo: Combatir frontalmente la corrupción en todos los niveles y en todas las esferas de la vida pública y privada. Para ello, sería muy útil apuntalar mecanismos como el Sistema Nacional de Transparencia, el Sistema Nacional de Fiscalización y el Sistema Nacional Anticorrupción.


Tercero: reestablecer las condiciones de confianza y certidumbre en la economía, para detonar el crecimiento y generar los empleos formales que hacen falta. Por ello, en lo inmediato, debemos mantener la estabilidad macroeconómica; impulsar un gasto público eficiente; robustecer la actividad industrial; ampliar la presencia comercial de México en el mundo; y avanzar en el fortalecimiento de las instituciones.


Cuarto: seguir fortaleciendo la democracia, con autoridades que garanticen el cumplimiento del Estado de Derecho, las libertades, así como con condiciones de tolerancia y respeto. También, con medios de comunicación que informen veraz y oportunamente; y con ciudadanos participando activamente en la agenda pública.


Y quinto: frenar la destrucción institucional de los últimos meses, donde diversas instituciones han desaparecido, a otras se les ha mermado en su capacidad por la vía del presupuesto, mientras que algunas más se han supeditado a los intereses de otros poderes. Aquí, todos los mexicanos tenemos mucho que aportar, para defender todas y cada una de nuestras instituciones.


Para superar estos desafíos, México contará con el compromiso de la Coparmex, como lo ha hecho a lo largo de sus 90 años de vida, aportando a la construcción de una mejor sociedad. Juntos, seguiremos edificando el país que todos queremos.

* El autor es Presidente del Centro Empresarial Coparmex Tijuana.

Comentarios