Tendencias

Covid-19

Homicidios Tijuana

Reapertura de la frontera

Clima Tijuana

Certificado de vacunación

AMLO en BC

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo


Apuntes

Lograron la hombrada

Ha caído el telón de la temporada 2021 de la Liga Mexicana de Béisbol, con la coronación de los Toros de Tijuana, segundo título de su historia, a costillas de los Leones de Yucatán.

Por Ángel González

Ha caído el telón de la temporada 2021 de la Liga Mexicana de Béisbol, con la coronación de los Toros de Tijuana, segundo título de su historia, a costillas de los Leones de Yucatán. Los dirigidos por Homar Rojas hicieron posible lo que parecía imposible, quitarse de encima una ventaja de 3-0 que tenían los melenudos y ganar los cuatro partidos siguientes de la Serie del Rey. Aunque nunca dejaron de apoyar al equipo la mayoría de los aficionados, veían difícil que los Toros salieran con vida de la guarida de los Leones, que ganaron los dos primeros partidos de la serie, los celebrados en el estadio del Cerro Colorado. En su casa, los Leones ganaron el tercer encuentro en fila, pero los dos siguientes fueron para los astados, que lograron que la Serie del Rey regresara al Chevron, que registró dos magníficas asistencias en los juegos seis y siete. En Mérida, cuadrangular de Efrén Navarro fue clave en la primera victoria de los Toros y en el segundo, Fernando Rodney se fajó durante tres innings en el partido que ganaron en once entradas. Ya en Tijuana, los Toros vinieron de atrás y le dieron una macaniza a los Leones, forzando el séptimo encuentro. En ese partido decisivo, de pocas carreras, 3-0, brilló el pitcheo de los Toros, como fue durante los play off, la semifinal, la final de la Zona Norte ante los Mariachis de Guadalajara y en la Serie del Rey. Un equipo que cambió de manejador, ya que la mayoría de los peloteros no estaban muy contentos con Omar Vizquel, se notaba cuando estaban en el campo y en la caja de bateo, situación que mejoró con la llegada de Homar Rojas, quien había sido despedido de los Sultanes de Monterrey. Problemas por el covid y lesiones aquejaron al conjunto de Tijuana en la recta final de la temporada, pero a todo eso pudieron reponerse, todo les salió bien cuando así debía ser y el cetro es la recompensa. Con esa remontada, los Toros se suman a los Charros de Jalisco, que lo habían logrado en 1971, cuando ganaron los últimos cuatro partidos de la final a los siempre poderosos Saraperos de Saltillo. Uno de los integrantes de aquellos Charros, Maximino León fue invitado a lanzar la primera bola del séptimo encuentro de Toros y Leones, junto con Raúl Cano, que logró algo parecido con los Venados de Mazatlán, éste en el béisbol invernal de la Liga Mexicana del Pacífico. Efrén Navarro fue declarado el MVP de la Serie del Rey, pero todos los que fueron al campo dieron su mejor esfuerzo. Isaac Rodríguez, un peloterazo, tuvo que jugar en las paradas cortas, al lesionarse José Guadalupe Chávez, que estaba teniendo una muy buena postemporada. Esa lesión permitió a Daniel Castro salir de la banca, aunque no estaba completamente repuesto de la sufrida por él. Incluso, en uno de sus turnos al bat del séptimo partido se resintió y aunque quisieron cambiarlo, suponemos, se negó a salir y hasta aguantó callado cuando se le barrieron criminalmente en una jugada de doble matanza. El tolete de Gabriel Gutiérrez sonó y fuerte, durante toda la postemporada, tanto que lo utilizaron en todos los juegos, incluso como bateador designado, aprovechando que Xorge Carrillo se repuso de su lesión. Junior Lake se lesionó fildeando, pero regresó a la hora cero y fue pieza importante en la ofensiva de los Toros, en la que también lució Leandro Castro. Peter O´Brien, el máximo jonronero de los Toros en la campaña, se fue a la banca en las series de zona y en los primeros encuentros de la Serie del Rey, pero recibió oportunidad en los juegos seis y siete, haciendo buenos contactos. Incluso, en el séptimo encuentro, conectó un batazo de cuatro esquinas que puso arriba a los Toros, ventaja que nunca perdieron. Todo el staff de los Toros se fajó a la hora, abridores y relevistas, que apagaron los bats de Yadier Drake y Sebastián Valle, que en los primeros juegos de la Serie del Rey habían hecho daño a Tijuana, con palos de vuelta entera. El de Valle fue con dos hombres en los senderos y el de Drake cuando las bases estaban llenas. A pesar de que el Pepón Luis Juárez les dio jonrón en la tercera victoria de los Leones, allá en Yucatán, en Tijuana no pudo hacer mucho, ante el hermético pitcheo de los astados. Creemos que los Leones llegaron a Tijuana moralmente derrotados, por no haber liquidado a los Toros en su casa, mientras que el equipo de casa estaba con la moral por las nubes. La oficina de los Toros empezó a trabajar de inmediato en la próxima temporada, a la que no regresarán varios peloteros, pero los que lleguen tendrán la vara muy alta, como siempre la ha puesto la organización de Tijuana. Ya no tenemos más espacio para los Apuntes, es más nos pasamos, así que hasta aquí llegan…por hoy, cuídense, cubreboca, gel antibacterial y sana distancia, aunque estén vacunados y los renuentes antivacunas, quédense en casa.

Comentarios