No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Quietud del movimiento

Llamado a los jóvenes

Estimado lector, me despido de esta columna hasta después del 6 de junio.

Por Roberto Quijano Luna

Estimado lector, me despido de esta columna hasta después del 6 de junio. En cumplimiento de los estatutos de Frontera, suspendo mis colaboraciones para este diario debido a que contenderé por una candidatura a diputado suplente por el distrito IX por el Partido de Baja California junto con mi amigo Rodrigo Otáñez.

He decidido participar en esta elección porque veo con preocupación lo que veo en Tijuana: abandono, suciedad, corrupción, inseguridad y desgobierno. La clase política se ha dedicado a hacer todo menos a gobernar. Somos una ciudad con harto potencial, podemos llegar a ser un referente mundial en inversión, turismo, educación y mucho más. El problema es que no tenemos gobernantes con esta visión, ellos quieren el poder para su beneficio propio.

Decidí aceptar la invitación del PBC y el diputado Otáñez porque son el único vehículo viable de participación ciudadana. Por mandato de ley, no podemos dar a conocer nuestras propuestas, solamente les comento su proceso de elaboración. Vía redes sociales hemos convocado a la ciudadanía para que ellos nos comuniquen sus inquietudes y temas del momento. Para nuestra sorpresa, muchos han colaborado con el gobierno y conocen las fallas del sistema. El objetivo es hacer que el sistema funcione para todos.

Particularmente, mi objetivo contendiendo en esta elección es motivar a los jóvenes a que participen en política. Miles de jóvenes podrán votar por primera vez y ven con desilusión la gama de candidatos que se han presentado a la ocasión. No se identifican con ninguno porque no tiene propuestas para ellos ni hablan el mismo lenguaje. Precisamente, este vacío lo queremos llenar nosotros. Tengo 27 años y es mi primera incursión en el mundo político.

Nuestros gobernantes le apuestan a una forma rancia de hacer política. Nos imponen decisiones absurdas, como regresar a energías sucias, que estaremos pagando en unas décadas. Como jóvenes queremos ganarnos la confianza de la gente para que nos concedan un asiento en la mesa de toma de decisiones, queremos que nuestra voz y voto cuenten.

Si no tomamos acción e iniciativa hoy, seguiremos sujetos a los abusos y caprichos de una clase política que no termina de entender los retos que tiene nuestra generación. México es un país de población joven y estamos desperdiciando este bono demográfico. La energía de la juventud puede emplearse para construir un mejor futuro; en vez, los hemos abandonado a las filas del crimen organizado.

Ha llegado el momento de que la generación Millennial y Zoomer asuman su responsabilidad cívica y participen en la toma de decisiones de su ciudad. Nos interesan temas como el cambio climático, derechos de las minorías, redes sociales, contaminación, violencia de género, educación sexual, derechos de los animales, derechos humanos y muchos más. Si tienes alguna idea interesante relacionada con esto, te invito a que te acerques con el Partido de Baja California o te pongas en contacto vía mis redes sociales. Estoy en Twitter, Facebook e Instagram como Roberto Quijano Luna.

Quiero darle las gracias a FRONTERA y GRUPO HEALY por esta grandiosa oportunidad que me han brindado. Por esta columna han salido amistades y proyectos que nunca imaginé. Espero con ansias regresar a platicar con ustedes después de este breve receso para celebrar la fiesta democrática.

*- El autor es abogado y estudiante de maestría en administración y políticas públicas.

Comentarios