No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Termómentro mental

La lección de Culiacán

Un dilema ético y moral fue el de Culiacán. Una decisión que muestra de una manera notoria la filosofía del régimen actual.

Por Ricardo Menéndez

Un dilema ético y moral fue el de Culiacán. Una decisión que muestra de una manera notoria la filosofía del régimen actual. La derecha lo acusa de maniqueísta. Los maniqueístas existieron en Asia los primeros siglos D.C., se recuerdan simplistamente por su característica de polarizar el bien y el mal para dar cuenta de sus ideas y decisiones.

Es una crítica a un supuesto llevar al extremo el recurso del ser buenos con el prójimo, de manipularlo con fines políticos, de explicar el suceso de Culiacán con referencias a la tranquilidad espiritual y a la primacía de la vida. Le critican el leer al país en blanco y negro, en el pueblo bueno y gobierno honesto versus la mafia del poder. No toleran que se autoproclame seguidor de Jesús Cristo porque defendía a los pobres, porque es amor y la justicia es amor. Realmente es una batalla ideológica sin nombres específicos.

Ya sabemos que izquierda y derecha nos quedan cortas como topología política, sin embargo, no hay nada nuevo bajo el sol. A la izquierda de MORENA le debe dar comezón esa posición de amor y paz con referencias bíblicas. Sin embargo, es una de sus claves del éxito. No habría lugar para un genuino laicismo en el discurso político en esta cruzada de la 4T, no toleraría el país un discurso totalmente independiente de las creencias religiosas.

Como buen tabasqueño nuestro presidente abriga creencias espirituales cristianas y se arrodilla donde se arrodille el pueblo que visite, sospecho que con una dosis de superstición y un ateísmo en la vida privada. Está muy personalizado el discurso político dominante, AMLO lleva totalmente la agenda.

Fragilidad es lo que se manifestó con la toma de Culiacán por el cártel, estamos con la incertidumbre propia de un error estratégico. Lo cual es mucho mejor que más de lo mismo, de estrategias tipo comandante Borolas. Las decisiones ese día de Culiacán recuerdan el dilema del tranvía de Philippa Foot, léanlo y decidan qué hubieran hecho ustedes, su decisión reflejará la opinión que tiene sobre la decisión del gabinete de seguridad de haber soltado a Ovidio.

El saber quién o quienes tomaron la decisión de detenerlo y diseñaron la estrategia será ilustrativo de una falla en el protocolo. Quieren sacar mucha leña de este evento, se critica sin saber en detalle qué pasó y cómo. Debe haber sido tan complejo que tardarán más de diez días en podernos dar la historia completa. Será muy interesante escuchar mañana o pasado la relatoría minuto a minuto. Todo indica que excluirán a la DEA de la historia y quedará Iván Archivaldo como el que ganó esta partida. Habrá que sacar moraleja y aprender, muy valiente contar los detalles, nuevos tiempos sin duda.

* El autor es siquiatra y ejerce en Tijuana.

Comentarios