No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Casillero

La influencia de Samuel P. Huntington en la matanza en Texas

“El racismo es parte del “ADN” de Estados Unidos

y del cual aún no estamos curados”.

Barack Obama

Por Ignacio Calderón Tena

“El racismo es parte del “ADN” de Estados Unidos

y del cual aún no estamos curados”.

Barack Obama

La matanza suscitada en El Paso Texas, el 3 de julio pasado, que dejó 22 muertos, entre ellos 8 mexicanos, tiene un componente evidentemente racial, pues según el autor del tiroteo, un tal Patrick Crusius, su objetivo eran los mexicanos, incluso, días antes subió a la red un manifiesto en el que mencionaba que el ataque era una respuesta a la “invasión hispana”.

Hace un año escribíamos en este espacio acerca del “Nativismo”, aquella ideología que busca defender a los nacidos en el país de que se trate, rechazando a los emigrantes extranjeros, los cuales nunca son bien recibidos al considerarlos distintos a ellos, por origen geográfico, racial, religión o cualquier otro rasgo socioeconómico.

El nativismo ha estado presente en los Estados Unidos desde sus orígenes independientes, a pesar de que los “padres fundadores” (John Adams, John Jay, Benjamin Franklin, James Madison, Alexander Hamilton, Thomas Jefferson y George Washington) citaban a Rousseau, Montesquieu, Locke y a otros autores liberales, los norteamericanos originales eran exageradamente elitistas.

Los protagonistas de la lucha independentista, eran, sobre todo, hombres blancos con propiedades que se rebelaron en contra de los impuestos que imponía la Corona, pero dejando de lado a las mujeres y a las personas de color, pues solo los blancos podrían hacer de los Estados Unidos “una gran nación”.

Durante muchos años hemos visto luchas xenófobas en Estados Unidos, desde la Guerra de Secesión, el famoso “Ku Klux Klan”, movimiento apoyado por grupos de extrema derecha creado en el siglo XIX que promovía la xenofobia, la homofobia, el antisemitismo, y todas las ideas acerca de la supremacía de la raza blanca, sin olvidar lo sufrido por personajes como Martin Luther King y otros tantos que lucharon por la igualdad racial.

Como parte de ese caldo de cultivo tenemos a personajes como Samuel P. Huntington, un profesor de Ciencias Políticas de Harvard, que ha escrito varios libros para analizar el papel de los Estados Unidos en las distintas guerras en las que participa, legitimando las agresiones a países del tercer mundo, sin embargo, en el libro “Quienes somos: Los desafíos a la identidad nacional “americana” (Who Are We: The Challenges to America’s National Identity), publicado en 2004, critica severamente a los inmigrantes, especialmente latinos, mencionando que “la falta de ambición” y la “aceptación de la pobreza como virtud necesaria para entrar al Cielo”, son incompatibles con los ideales anglo-protestantes, lo cual atenta contra el sueño americano y agrega que los méxico-americanos pueden “participar en este sueño y esta sociedad solo si sueñan en inglés”, mencionando también que la inmigración latina constituye una amenaza a la identidad nacional de ese país.

Evidentemente el presidente norteamericano y algunos locos, como el asesino de El Paso Texas, tienen este libro de cabecera, para consultarlo constantemente.

Se trata pues, de una corriente muy arraigada en un país de 326 millones de habitantes, con una sociedad multiétnica, que, con solo 4 millones de descendientes de los pueblos nativos, ha logrado imponer muchas ideas del viejo nativismo.

* El autor es asesor empresarial en cabildeo

Comentarios