No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Diálogo empresarial

La epidemia de la inseguridad...

Es una pena tener que abordar un tema como este, pero, francamente me parece inconcebible que la coordinación y el trabajo de prevención en materia de seguridad se haya relajado en nuestra querida Tijuana.

Por Miguel Ángel Badiola

Es una pena tener que abordar un tema como este, pero, francamente me parece inconcebible que la coordinación y el trabajo de prevención en materia de seguridad se haya relajado en nuestra querida Tijuana.

En días pasados se registró un desagradable incidente en el que un restaurante muy reconocido y de tradición en la ciudad fue víctima de un asalto a mano armada, dejando una sensación de vulnerabilidad, frustración y coraje tanto en quienes sufrieron el atraco, como en quienes formamos parte de este sector tan noble como es el gastronómico.

La denuncia ya fue levantada y su servidor, como Presidente Nacional de Delegaciones de Canirac, me di a la tarea de informar de lo ocurrido directamente a las autoridades competentes. Pero mi preocupación radica en el hecho de que este tipo de situaciones vuelvan a ocurrir en nuestra querida ciudad.

Hace unos años se registraron asaltos a restaurantes en plena zona gastronómica de Tijuana y, de inmediato, las autoridades se coordinaron para poner en marcha una estrategia de prevención, realizando rondines y patrullajes, con presencia policiaca en puntos clave, blindando las principales zonas. Ahora parece que esas acciones se relajaron.

De ahí que en Canirac pedimos, de la manera más atenta, que se refuerce la seguridad en los distritos gastronómicos y brindemos esa confianza que requiere el comensal, ya que, tras los estragos por la pandemia, no estamos para dar marcha atrás en la reactivación económica.

No perdamos lo ganado. Finalmente, deseo que las autoridades municipales, estatales y federales reanuden las reuniones de seguimiento y coordinación, así como los puntos de firma y los circuitos que se concretaron de cámaras de seguridad, de manera que estemos todos en el mismo canal, estrechando la comunicación con el sector privado como lo hemos venido haciendo, y que redunde en beneficios para la ciudad.

* El autor es Presidente Nacional de Delegaciones Canirac.

Comentarios