Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

Homicidios Tijuana

Reapertura de la frontera

Clima Tijuana

Tráfico en Tijuana

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo


Termómetro mental

Buscando un equilibrio

Bien, ya estoy vacunado, ¿ahora qué? Me asomo al escenario de la pandemia y lo que más me llama la atención son los siguientes escenarios. Sabemos qué rumbos puede tomar, no sabemos cuál tomará

Por Ricardo Menéndez

Bien, ya estoy vacunado, ¿ahora qué? Me asomo al escenario de la pandemia y lo que más me llama la atención son los siguientes escenarios. Sabemos qué rumbos puede tomar, no sabemos cuál tomará. Se escuchan predicciones de otra ola en noviembre, otros dicen enero y algunos anticipan que habrá varias olas seguidas. La cantidad de muertos tenderá a mantenerse baja en la población vacunada. Está en el aire el tiempo de protección de una vacuna y las siguientes dosis de refuerzo. Sin duda serán los próximos meses de los no vacunados, será un balance terrible entre la cantidad de intubados sin y con vacuna. Hay países con un alto porcentaje de vacunados con los contagios y hospitalizaciones al alza, la explicación está en la relajación de las medidas sanitarias. ¿Cuánto es mucho y cuánto es poco cuidarse? esa es la gran pregunta frente a la ola Delta, no queda claro. Escucharemos las siguientes semanas sobre brotes en escuelas, habrá mucho ruido con ello. En todos los países el regreso a clases implica más contagios, la pregunta es cuántos y qué hacer con ellos. Lamento que estemos tan atrasados en el rastreo de casos, esa sería la pieza clave de un seguro regreso a clases. Nunca es tarde, pienso que es momento de implementar un método de rastreo caso por caso, un registro nacional. Sobre las vacunas tenemos motivos para aplaudir el esfuerzo del gobierno. Para empezar, tomó la valiente decisión de comprar absolutamente todas las vacunas acreditadas, fue pionero en las compras. Todo indica que hasta los vacunados se contagiarán algún día, la diferencia está en las hospitalizaciones. Cada vez más jóvenes serán los hospitalizados, son los que más se exponen. Habrá que tolerar y aprender de la conducta del otro, ver qué diferencia hay entre vacunados y no, entre los que mantienen las medidas sanitarias y los que no, aprender y actuar acorde. Mi temor son las fiestas navideñas, los mexicanos solemos visitar más de una casa, en enero lo sabremos. Una gran oleada de muertos mayores de cuarenta años podremos tener en este invierno, hay que hacerse a la idea. Se hablará de este coronavirus los próximos años, veremos tantas variables que se acabará el alfabeto griego. Yo veo alrededor del mundo muchos movimientos en contra de las medidas, sanitarias y vacunas, pareciera que cuanto más rico el país más en contra están. En México veo una generalizada demanda de vacunación, entendimos la importancia de los cubrebocas, pienso vamos bien, pero hay que apretar el paso porque viene larga, hay que atenuar la rapidez del contagio, es lo más importante. Todavía se pueden saturar, peligrosamente, los servicios de salud. Ni aislarse ni exponerse es un equilibrio difícil de realizar.

*- El autor es siquiatra y ejerce en Tijuana.

Comentarios