No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Quietud del movimiento

Ataques a la prensa y mujeres

“Prefiero prensa sin gobierno que gobierno sin prensa”
- Thomas Jefferson

Por Roberto Quijano Luna

Los dos contrapesos reales que tienen los gobiernos morenistas son la prensa y las mujeres. Ambos han sido desdeñados desde la tribuna mañanera del presidente por razones injustificadas. Estas semanas, mujeres y periodistas han sido objeto de persecución por dos motivos: la candidatura de Félix Salgado Macedonio en Guerrero y la publicación en medios del reporte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) del Aeropuerto de Texcoco.

AMLO y Macedonio son viejos compañeros de lucha. Han caminado juntos desde sus tiempos en el PRI, PRD y ahora Morena. Su aspiración es contender por la gubernatura de Guerrero por tercera ocasión. El problema es que tiene diversas acusaciones de violaciones y abusos sexuales a lo largo de su carrera. Una vez más la impunidad imperante ha prevalecido en esto casos. Esto enfureció a mujeres dentro y fuera de Guerrero; en respuesta, colectivos feministas se han manifestado en contra de la candidatura de Salgado Macedonio.

Guerrero es un triste reflejo de la condición de la mujer mexicana, allí predominan los feminicidos, violencia de género y tráfico de personas. Postularlo es un insulto para todas las víctimas y avala la impunidad política. Morena está dispuesto a poner de candidatos a presuntos violadores con tal de retener el poder.

Por otro lado, la prensa desde inicios del sexenio de AMLO ha sido objeto de innumerables críticas. El presidente aprovecha su plataforma mañanera para criticar injustificadamente a periodistas. En su mundo maniqueo, estás con él incondicionalmente o estás en su contra. Recientemente, se ha lanzado en contra de una serie de periodistas y analistas tras la publicación del informe de la ASF del gasto público 2019. Dicho reporte indica que cancelar el Aeropuerto de Texcoco tuvo un costo de 331 mil millones de pesos, el gobierno estima que solo fueron 100 mil millones.

Seguidamente, el gobierno morenista se lanzó contra el órgano fiscalizador y prensa. Este último citó el reporte de la ASF de buena fe usando sus cifras. Esto no pareció al demagogo en jefe e intentó desacreditar a los periodistas. La ASF se retractó y admitió supuestos errores de metodología. Los expertos de verdad, no los sirvientes del presidente, anticipan que el monto no debe ser tan lejano. Al final, se debate si tiramos a la basura 100 mil millones o 300 mil millones. Un desastre absoluto.

Los ataques de AMLO a la prensa deben ponerse en su contexto. En 2020, México fue el país más peligroso para hacer periodismo en el hemisferio occidental, comparable con Siria y Honduras, 5 periodistas muertos y 14 desaparecidos (CPJ). Las palabras del presidente y gobernadores de Morena tienen repercusiones. Se normaliza la violencia contra quien ejerce periodismo y opine contrario al pensamiento oficial.

Thomas Jefferson entendió la importancia de tener una prensa libre que funge como contrapeso de los abusos del gobierno. Considerando los tres poderes políticos, la prensa es quizá el poder más fuerte que tiene la sociedad civil para defenderse.

AMLO y sus réplicas baratas de gobernadores morenistas se dedican a atacar a la prensa. Si los atacan a ellos, atacan a toda la sociedad. Consideren esto rumbo al 6 de junio.

*- El autor es abogado y estudiante de maestría en administración y políticas públicas.

Comentarios