No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Dura prueba

Yo también corro en Tijuana

Por German Rodriguez

El gran evento pedestre del año, el Medio Maratón Internacional de Tijuana que se corrió el domingo pasado, puso a prueba a los cerca de 4 mil corredores que pudieron llegar a la meta. La ruta que contó con varias subidas no fue nada fácil, además las altas temperaturas hizo sufrir a muchos. Los tiempos realizados de cada quién no fueron tan buenos como se deseaba pero se demostró que la gran mayoría de los corredores no corren solo con las piernas, sino con el corazón y la fuerza de voluntad, se demostró también que lo mental supera a lo físico. Porque hubo casos de que el cuerpo ya no daba para más, las piernas no respondian, la prueba fue dura y aun así, con dolores, con esfuerzo, con sacrificio, los participantes llegaron a la meta, por eso a pesar de hacer una mala carrera, al final, después de terminar y recoger la medalla, vino la satisfacción de poder vencer a la adversidad. Hubo corredores locales destacados como “Pollito” Valdez, Alexis Verdugo, Armando Rabadán, “Rayo” Torres y el joven Gonzalo Cruz que estuvieron entre los primeros 10. Entre las damas Andrea Jarillo y Andrea Nájera que dio la gran sorpresa, lucieron y fue más valioso su resultado al entrar en las 10 primeras por las condiciones del evento, pero también destacaron Selene Elenes, Lupita Cruz, Maria Rodriguez, Fernanda Medina y Ada Saiza que quedaron entre los lugares 11 al 15. Y hubo premios para esos atletas destacados, en absolutos, en categorías y como tijuanenses ya sea nativos o residentes, pero a veces la historia no solo la escriben los primeros lugares. Grandes atletas especiales como Frank Fajardo que corre con muletas y Jose Luis Garcia que corre con prótesis o como el mismo “Pepito”, ponen el ejemplo y son inspiración para muchos corredores. Participantes ciegos y débiles visuales o los de Sillas de Ruedas también demuestran que todo es posible. Y qué decir de los corredores de más de 60 y 70 años que son capaces de correr los 21 kilómetros y ganarle a muchos jóvenes. Casos como el de Luis Morúa que con un tobillo en mal estado hizo caso a esa frase de una reciente carrera ¿Rendirse?, !Jamas!, o como Patricia Martínez que sufrió una fea caída días antes del Medio Maraton, sus rodillas quedaron muy lastimadas, pero eso no le impidió llegar como 5ta tijuanense nativa y 4ta en su categoría. Y así hay muchos casos de valor, de heroísmo; corredores en mal estado, vomitando, con ampollas en los pies, con molestias, parándose agotados, pero dispuestos a seguir hasta terminar el difícil recorrido. Y hay que mencionar también a toda esa gente apoyando, en la ruta y en la meta, amigos familiares, dándole ánimos y gritos de apoyo a su héroe corredor. Lo bonito de las carreras a veces no es la buena organización, los grandes premios o las bonitas medallas, sino los valores que muestran corredores, amigos y familiares. No solo hay buenas marcas, resultados satisfactorios, o gran participación, hay mucho más que eso en el mundo de las carreras.

Comentarios