Columnas Unos se van, otros regresan

#SomosToros

Por Armando Esquivel

Más pronto de lo que canta un gallo el tijuanense Óscar Robles encontró acomodo en la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), al contratarse como coach de Tomateros de Culiacán, solo dos semanas después de haber sido despedido como manejador de Yaquis de Ciudad Obregón. Robles, quien en verano dirige a Toros de Tijuana en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), fue el primer manejador en ser cesado en la presente temporada invernal, pero ahora ya tiene compañía en este departamento, ya que el fin de semana también fueron despedidos Luis Sojo como mandamás de Águilas de Mexicali y el legendario Lorenzo Bundy de Tomateros de Culiacán. Una liga de reacción rápida es la LMP, donde para los manejadores cada juego es como un playoffs, ya que en un par de semanas pueden estar al borde del despido y ya la guillotina ha cortado tres cabezas. La actual campaña es atípica y todos os timoneles iniciaron con las apuestas en contra debido a la notable ausencia de peloteros estrellas que reportaron tarde debido porque la LMB extendió su calendario y finalizó muy cerca del balazo de salida en la LMP. Aunque podría decirse que en los casos de Bundy y Sojo el bajo rendimiento del equipo fue la causa del rápido cese, pero que con Robles fue diferente ya que ni oportunidad le dieron para tratar de meter al equipo en ritmo. El ex jugador de Grandes Ligas solo dirigió nueve juegos, de los cuales apenas pudo ganar tres. Ayer platiqué con Óscar y me comentó que el jueves por la noche se comunicó con él Mario Valdez, directivo de Tomateros de Culiacán, para ofrecerle un puesto en el cuerpo técnico “guinda” y al tijuanense solo le tomó un día decidir. También me dijo que había interés de ir a Mexicali tras la salida de Luis Sojo, sin embargo, al final no se resolvió nada con el equipo de la capital bajacaliforniana y fue con Tomateros donde ya comenzó a trabajar desde el viernes. En un principio Robles estaría como coach de bateo, pero a su llegada se decidió que su lugar sería como coach de banca, muy cerca del nuevo manejador Robinson Cancel, ya que será su mano derecha. Poco se sabe de Cancel, ya que es muy corta su trayectoria en la pelota mexicana y está haciendo su debut como manejador en la LMP. De Mexicali se fue Luis Sojo y su lugar fue ocupado por Juan Gabriel Castro, quien en 2015 dirigió a Toros de Tijuana en LMB. Rápido me comuniqué con el “Señor de los Anillos” para preguntarle por su salida del timón emplumado y me dijo que no tuvo mucho tiempo para reaccionar, ya que en menos de 20 juegos le dieron las gracias. Agregó que la ausencia de varios jugadores que no reportaron en las primeras semanas hizo muy complicado poder hacer que el equipo tomara ritmo en las primeras semanas. “Eran cosas que sabíamos que el equipo iba a batallar en las primeras de cambio, pero la paciencia no estuvo ahí y la cuerda siempre se rompe por lo más delgado”, explicó. Luis Sojo no cree que los peloteros no hayan querido jugarle, algo que se escuchó y que son comentarios habituales cuando a un manejador no se le den los resultados. “Siempre va a haber jugadores molestos, sobre todo cuando no juegan; se entiende, pero eso es normal, eso pasa en México y en los mejores equipos del mundo”, agregó. También dijo que en México hay muchos peloteros mexicanos que están en la banca porque los equipos se llenan de extranjeros y en muchas ocasiones los mexicanos en la banca son mejores que los importados que a veces nadie conoce y que en ocasiones solo vienen por un cheque. Luis ya está en Tampa, Florida, trabajando en la organización de Yankees de Nueva York, un equipo con el que llegó a la cúspide de su carrera como jugador. Nos vemos en la parte alta del estadio Gasmart SDQ. Goodbye Horses!!

Comentarios