Columnas ¿Y dónde están los paisanos?

#SomosToros

Por Armando Esquivel

EL viernes inició la Temporada 2018-19 de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) y lo primero que me llamó la atención, entre tantas cosas, fue la alineación titular que presentó Tomateros de Culiacán en el duelo inaugural contra Mayos de Navojoa, ya que de los diez jugadores que arrancaron el juego, incluyendo al pitcher, siete eran foráneos. Para esta campaña, la cifra de extranjeros será de doce en la primera vuelta y la docena se reducirá a ocho a partir del arranque de la segunda vuelta. Omar Canizales, presidente de la LMP, me explicó la semana pasada que esta determinación colegiada es con el objetivo de mantener el espectáculo al que están acostumbrados, aficionados, medios de comunicación y patrocinadores, evitando que el “show” se vea afectado por la gran cantidad de jugadores que participaron en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) y que aún no han reportado con sus equipos invernales. Le pregunté que si no sería perjudicial que algún equipo alineara algún día solo con jugadores foráneos y me dijo que veía muy poco probable que eso pudiera ocurrir, sin embargo, el viernes los Tomateros estuvieron muy cerca de llevarle la contraria. En ese “line up” que presentó el manejador Lorenzo Bundy, solo iniciaron los mexicanos Joey Meneses, Luis Alfonso “Cochito” Cruz y el receptor Alexis Wilson, el resto de los titulares son extranjeros, con nombres como Roemon Fields, Ryan McBroom, Dylan Moore, Ronnier Mustellier, Rico Noel, el boricua Henry Ramos y el lanzador abridor zurdo James Russell. En ninguno de los otros siete equipos hubo mayoría mexicana en su alineación titular del día inaugural, sin embargo, la tarjeta “guinda” fue la que aprovechó mejor esta nueva facilidad. El viernes, decidí tomar carretera rumbo a Mexicali para la inauguración en el estadio que ya no se llama B-Air, sino simplemente estadio Águilas de Mexicali o “Nido”, donde los locales se enfrentaron a Naranjeros de Hermosillo. Quedé gratamente sorprendido por la vistosa ceremonia de apertura en la que la música estuvo a cargo del grupo local Tiranos del Norte, previo a un majestuoso show de pirotecnia e iluminación con láser, muy cercana a las que monta Toros de Tijuana en la LMB. Fue, sin lugar a duda, la mejor inauguración en la historia de los “emplumados”, sin embargo, también me dio gusto enterarme que en el resto de las plazas se vivieron ceremonias del mismo calibre, claro, con la excepción de Navojoa, donde no se tomaron la molestia de preparar algo acorde a la ocasión, ya que ningún “cohete” iluminó el cielo de esta ciudad al Sur de Sonora y casa de los Mayos, actuales subcampeones del circuito. Otra cosa que me dio gusto también fue que en Los Mochis se pudo desarrollar el juego inaugural entre Cañeros y Yaquis de Ciudad Obregón, a pesar de que el estadio no estuvo ni cerca de estar al 100% de su construcción. Afortunadamente el desarrollo del juego no se vio afectado y la afición pudo disfrutar del encuentro sin contratiempos en el estadio Emilio Ibarra Almada. Me comentan que el único percance fue el que sufrió un empleado del área de construcción, quien sufrió una caída ya en la parte final del juego, cuando cayó de la zona de palcos que sigue en “obra negra”. En ese tema, también me informaron que el trabajador se encontraba en una zona a la que no tenía acceso el público en general y que al parecer estaban disfrutando del juego sin tomar las debidas precauciones. Por cierto, los Cañeros ganaron el domingo y cortaron una cadena de 18 derrotas que arrastraban desde la temporada regular del año pasado. Águilas y Venados abrieron con dos triunfos, mientras que Naranjeros y Charros con dos derrotas. Si la temporada regular hubiera acabado ayer, “naranjas” y “mariachis” estuvieran fuera de playoffs, pero no se alarme, ya que esto apenas inicia. Disfrute su semana beisbolera. Nos vemos en la parte alta del estadio Gasmart SDQ Goodbye Horses!!!

Comentarios