Columnas Se viene la pelota invernal

#SomosToros

Por Armando Esquivel

Ayer tuve la oportunidad de hablar vía telefónica con Omar Canizales, presiente de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) en una entrevista para el programa de televisión Beisbol Sin Fronteras y entre los diferentes temas que tocamos le pregunte acerca del sueño de muchos aficionados de contar con una sola liga de beisbol en el país. El directivo fue directo al comentar que en estos momentos un proyecto de esa envergadura no es lo que más conviene al beisbol mexicano y dejó en claro que este tema no es uno de sus sueños, a pesar de que ha dedicado tiempo a analizar los pros y contras que tendría unificar los dos organismos en una sola competencia anual como ocurre en Estados Unidos con la Liga Americana y la Liga Nacional en Grandes Ligas. Con la situación actual, México es uno de los pocos países que ofrecen beisbol profesional casi todo el año, ya que sólo en los meses de febrero y marzo es cuando los diamantes lucen solitarios por la finalización de la Liga Mexicana del Pacífico y la pretemporada de la Liga Mexicana de Beisbol. “Yo creo que si en México se ha entregado beisbol prácticamente por diez meses a lo largo del año a través de dos ligas que se complementan bien y que cubren casi toda la geografía del país, además de que ambas han podido convivir por casi tres cuartos de siglo y ha sido un formato exitoso, no concibo porque no podrían seguir así”, me explico el presidente de la LMP. Canizales agregó que lo que siempre se ha buscado es encontrar las coincidencias y evitar las diferencias entre ambos circuitos, ya que se necesita trabajar unidos y ser copromotores del beisbol mexicano e impulsarlo y no necesariamente pensar en una sola liga. Así que si usted amigo imaginaba algún día disfrutar de enfrentamientos como Sultanes de Monterrey contra Naranjeros de Hermosillo o Diablos Rojos del México ante Tomateros de Culiacán o Toros de Tijuana contra Águilas de Mexicali en temporada regular, pues le recomiendo que espere sentado, ya que los sueños de una sola “súper liga” de beisbol en México están muy lejos de hacerse realidad. El directivo de la pelota invernal me comentó también que la relación que existe entre las dos ligas es institucional y cordial, ya que ambas trabajan de acuerdo a sus intereses particulares pero ambas en beneficio del beisbol. Canizales confesó que ya tuvo un acercamiento vía telefónica con el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, con quien tocó el tema del regreso de Guasave a la LMP, promesa de campaña del tabasqueño, sin embargo, todavía no hay algún proyecto concreto, pero existe el compromiso de los involucrados de trabajar de manera adecuada para que la palabra empeñada se cumpla. En cuanto al tema del estadio Emilio Ibarra Almada, explicó que el estadio estará listo para jugar el sábado en la jornada inaugural contra Yaquis de Ciudad Obregón, sin embargo, el inmueble no estará terminado al cien por ciento y será hasta noviembre cuando se inaugure de manera oficial. Los mismo pasará en Mazatlán, donde el renovado estadio Teodoro Mariscal abrirá sus puertas desde que inicie la campaña, pero el acto protocolario de apertura está agendado para en penúltimo mes del año. Y del día que pasó hace unas semanas junto a Don Alfredo Harp Helú, presidente y propietario de Diablos Rojos del México y Guerreros de Oaxaca no hay nada oculto, ya que sólo le hizo esa visita de cortesía y agradecimiento por el apoyo que brindó a los afectados por las recientes lluvias e inundaciones en Sinaloa. Nos vemos en la parte alta del estadio Gasmart SDQ Goodbye Horses….!!!

Comentarios