Columnas Debut y despedida

#SomosToros

Por Armando Esquivel

Adelántese y apunte usted la fecha del próximo jueves 6 de septiembre fecha del cierre del rol regular de la Temporada Otoño 2018 de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), como el día que quedó sepultado el proyecto fallido de dos temporadas en un año. Desde su anuncio le dimos el beneficio de la duda y defendimos algo que ahora, con el paso de los meses, luce indefendible. Me he dado cuenta de que, aficionados, colegas periodistas, directivos y jugadores prefieren el antiguo formato de una temporada por año y abogan para que todo vuelva a la normalidad. Uno de los principales objetivos de la LMB para este primer año divididos en dos torneos es el de superar los cinco millones de aficionados, cifra que les va a quedar muy lejos, ya que por lo menos en la Temporada Otoño 2018 los equipos han logrado convocar apenas poco más de un millón y medio. De los 16 equipos afiliados a la LMB, trece registraron un descenso en el promedio de asistencia y sólo tres aumentaron, pero el crecimiento fue mínimo, ya que, por ejemplo Diablos Rojos del México registró una media de 2 mil 503 aficionados en la campaña 2017, mientras que en el actual certamen tienen promedio de 2 mil 613, es decir, sólo 113 aficionados más. Por el lado contrario, Sultanes perdió casi cuatro mil aficionados en promedio si comparamos el 207 con el 2018.2 mientras que Toros de Tijuana registra las mejores entradas con media de 9 mil 534 personas, pero aún así, su conteo es inferior en relación con los 10 mil 872 aficionados que se apersonaron en cada juego del 2017. Y la lista de perdedores es larga, ya que además de los Diablos Rojos sólo los Guerreros mejoraron de 2 mil 435 personas a 2 mil 488, para una ganancia de 53 aficionados, el resto fueron tarjetas de descenso en la asistencia. Leones y Rieleros han perdido poco más de dos mil aficionados en sus taquillas, mientras que Acereros y Algodoneros se despidieron de un millar de aficionados con este nuevo formato. El l cuadro más triste lo encontramos en Campeche, donde el estadio Nelson Barrera uce abandonado con un triste promedio de sólo 855 aficionados por juego, cuando en 2017 reportaron a 2 mil 905 personas en las gradas. Y las cifras no las inventé yo, aparecen en la página de asistencias de la propia LMB. El compromiso para el 2018 también incluye brindar una mejor experiencia en todos los parques de la liga y este concepto sólo lo hicieron válido Toros de Tijuana, Sultanes de Monterrey, Acereros del Norte, Leones de Yucatán, en fin, los mismos de siempre. También se habló, antes del arranque del primer certamen, sobre la importancia de crear peloteros franquicia, quienes fungirán como embajadores de los clubes ante los aficionados. Pero ¿Cómo puedes crear ídolos con torneos abreviados y en los que los equipos suelen hacer altas y bajas a diestra y siniestra? Seguramente, la Asamblea de Presidentes, órgano rector de la LMB, tomará la decisión de dar marcha atrás a esta decisión que estuvo a prueba en este 2018, ya que voces autorizadas nos han informado que será el tema principal de la próxima reunión de altos mandos. Podríamos hacer crecer esta lista de objetivos no cumplidos, como en el área de prensa que por primera vez en años no imprimió el libro de estadísticas de la LMB, la “Biblia de la LMB” y que es invaluable para el trabajo de todos los colegas periodistas. Nos vemos en la parte alta del estadio Gasmart SDQ Goodbye Horses

Comentarios