Columnas Recta final

#SomosToros

Por Armando Esquivel

Nueve juegos le restan al rol regular de la Temporada Otoño 2018 de la Liga Mexicana de Beisbol y en la Zona Norte parecen estar definidos los cuatro equipos que avanzarán a playoffs. Para los fugados Acereros el Norte es cuestión de dos victorias más para asegurar la primera posición del sector, luego de dominar de principio a fin con un equipo que luce como amplio favorito para conseguir el primer campeonato de su historia. La segunda posición de la Zona Norte la tomaron los Sultanes de Monterrey apenas la semana pasada cuando se metieron en una racha de nueve victorias y ascendieron dos plazas desde el cuarto escalón. Los “fantasmas grises” ya no podrán alcanzar a la “furia azul”, así que su objetivo principal es mantenerse en el segundo sitio para ganarse el derecho de arrancar en casa la primera ronda de playoffs. Su ventaja es la mínima, ya que sólo le sacan medio juego a Toros de Tijuana que viene en el tercer lugar y al que se medirán en seis de esos últimos nueve juegos restantes. Los otros tres desafíos son contra Generales de Durango en el estadio Francisco Villa. En el bando tijuanense el objetivo también es la segunda posición y se decidirá en los ya mencionados seis juegos que disputarán contra Sultanes y en tres más que tienen contra Algodoneros de Unión Laguna en el estadio Revolución. A un juego y medio de los Toros de Tijuana están los Tecolotes de los Dos Laredos que tendrán un complicado cierre del rol regular, ya que se medirán seis veces a Acereros del Norte y tres a Rieleros de Aguascalientes. Precisamente son los Rieleros de Aguascalientes quienes vienen en el quinto escalón y a dos juegos y medio de la zona de Comodín, por lo que necesitarán ganar la serie a los Tecolotes y dominar a Saraperos de Saltillo, a quienes se enfrentarán en seis ocasiones, además requerirán que Acereros del Norte les eche una manita en sus juegos contra los “emplumados”. Saraperos y Generales aún tienen esperanzas pero ya no manejan su propio destino. Algodoneros ya está eliminado desde la semana pasada. Todo parece indicar que este será el segundo y último torneo corto en la Liga Mexicana de Beisbol, luego de un proyecto fallido que no pudo cumplir con los objetivos planteados, sobre todo el de asistencia donde hubo promesas exageradas que se quedaran lejos de acreditarse. Un año de confusión para los aficionados que ya no sabían ni en que torneo estábamos, ni cuando iniciaba. Un año en el que el Juego de Estrellas se devaluó al grado de que no hubo la tradicional “Cena de Gala” y los anillos se los entregaron a los jugadores ahí en el dugout sin ningún protocolo. “Ahí agarren el que les quede” casi, casi, les dijeron. Un año en el que Diablos Rojos, Bravos de León, Tigres de Quintana Roo y Leones de Yucatán no vinieron a Tijuana, tres de ellos son grandes rivales de la afición tijuanense. Un año en el que el campeón del primer torneo, Leones de Yucatán dejará su corona vacante en muy poco tiempo, porque en un mes ya su título empezará a hacerse viejo y tendremos a otro campeón. Cada título contara igual que cualquier otro el historial de los ganadores, pero, con el paso de los años, habrá quien demerite a este par de cetros por haber sido parte de un año en el que hubo dos campeones. Un año en el que se intentó futbolizar al beisbol, cuando el “rey de los deportes” no tiene que estar compitiendo con el futbol. Afortunadamente son deportes muy diferentes, al igual que sus aficiones, su historia, sus costumbres y los triunfos que le han dado a México. Un año en el que en el beisbol hubo torneo Apertura y Clausura, pero que afortunadamente quedará en el pasado y pronto, en el olvido. Así sea. Nos vemos en la parte alta del estadio Gasmart SDQ Goodbye Horses…!!

Comentarios