Columnas El efecto Monclova

#SomosToros

Por Armando Esquivel

Aunque están en zona de clasificación, Toros de Tijuana y Sultanes de Monterrey son los dos equipos que más se han reforzado en el último par de semanas, a pesar de que todo indica que ambos conjuntos seguirán compitiendo cuando termine la temporada regular. En Toros de Tijuana Tyson Pérez, Jorge Luis Castillo, Jake Sánchez, Amadeo Zazueta, Dean Green, Robert Zárate y Frederich Zepeda, se han unido a la estampida en busca de fortalecer al equipo que ahora dirige Óscar Robles. En Monterrey sucede algo similar, ya que Félix Pérez, Gabe Aguilar, Alí Solís y Anthony Vázquez se han unido a los regios en busca de repetir su campeonato en la Zona Norte de la Liga Mexicana de Beisbol. Casualmente esta oleada de refuerzos, altas y bajas, se dio días después de que ambos equipos, Sultanes y Toros, perdieran sus respectivos set de series, en casa y en gira, contra Acereros del Norte, equipo que ha comandado el pelotón norteño desde el inicio de la Temporada Otoño 2018. Creo yo que las direcciones deportivas de regios y tijuanenses, saben que llegarán a playoffs, pero se dieron cuenta que para vencer a Monclova en playoffs, necesitarán ayuda, sobre todo si la “furia azul” concreta la ventaja de localía en la postemporada. Y parece que así será. Así que, según mi punto de vista, todos estos cambios en ambos equipos se originaron luego del tremendo paso que ha tenido el equipo que ahora dirige Pedro Meré, quien saca una amplia ventaja de más de seis juegos a sus más cercanos perseguidores que son los Tecolotes de los Dos Laredos, otra escuadra que ha sido una grata sorpresa en esta campaña, al igual que Bravos de León en la Zona Sur. Regresando a Tijuana, hoy debutará Frederich Cepeda, como se describe en nota aparte de este diario, un cubano que es considerado como uno de los mejores bateadores en la historia del beisbol en su país. De la isla solo salió para representar a su país en competencias internacionales y aunque tuvo la oportunidad de desertar y buscar oportunidad en Grandes Ligas, prefirió quedarse en casa con su familia. Me dijo que no se arrepiente de esa decisión, ya que para él su familia era y sigue siendo lo más importante, aunque respeta a quienes prefirieron probar suerte y siguen siendo amigos como siempre. Ahora es diferente, ya que las cosas han cambiado en Cuba y tuvo la oportunidad de salir a jugar al extranjero de acuerdo a las nuevas políticas que rigen al deporte cubano. Cepeda es jardinero y bateador ambidiestro que ya jugó también en el beisbol japonés, pero algo que no olvida y que lo atesora como el logro más importante de su carrera es la medalla de oro que obtuvo, junto a sus compañeros, en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Hay quienes aseguran que si hubiera desertado de Cuba, porque oportunidades tuvo y de sobra, se hubiera consolidado en la “Gran Carpa” y su carrera hubiera sido fructífera en lo deportivo y en lo económico. Pero para Frederich el hubiera no existe y asegura que él está tranquilo con lo que el beisbol le ha dado, siempre leal a su gente y a su familia. Cepeda siempre ha “macaneado” en donde ha jugado; ojalá que el beisbol mexicano le siente a Frederich Cepeda bien y que Frederich Cepeda le siente bien al beisbol mexicano. Con Toros, unirá su nombre a los de José Contreras, Pedro Luis Lazo, Yuniesky Betancourt, Randy Arozarena y Miguel González, en la lista de peloteros cubanos que han portado la casaca fronteriza. Hoy debuta, así que habrá que darnos una vuelta a los amigables confines. Y si lo ven, súbanle a “La Gozadera”, una de sus melodías faoritas. Nos vemos en la parte alta del estadio Gasmart SDQ Goodbye Horses!

Comentarios