Columnas A orillas del Río Bravo

#SomosToros

Por Armando Esquivel

La revancha y oportunidad de venganza llegará pronto para Toros de Tijuana que abren hoy una estancia de semana completa en el estadio Gasmart, en la que habrán de medirse a Tecolotes y Acereros, escuadras que los hicieron sufrir durante la gira que terminó apenas el domingo. Viaje muy pesado para los Toros de Tijuana que además de los rivales en el terreno de juego, se tuvieron que enfrentar a temperaturas muy altas en Nuevo Laredo, Laredo y Monclova. En el primer juego de la serie en Nuevo Laredo, los Toros de Tijuana jugaron con la temperatura más elevada en su historia, ya que al momento que inició el duelo contra Tecolotes, el mercurio del termómetro marcaba 43 grados centígrados. Así quedó registrado en el reporte oficial del juego que dio arranque a las 19:30 horas. Imagine usted cómo estaba el terreno de juego dos horas y media previo al duelo, cuando los jugadores de Toros de Tijuana cumplieron con su práctica habitual sobre la superficie artificial que cubre todo el campo, incluyendo el infield. Lo único que tiene tierra en ese parque es la lomita, el área del pentágono y un círculo que rodea cada una de las tres bases, lo demás es alfombra, incluyendo la franja de advertencia, que por cierto solo corre del jardín central al izquierdo, ya que en el derecho desaparece de manera gradual. Del lado estadounidense, los Toros jugaron el jueves en el estadio Uni-Trade, una de las mejores sedes de la Liga Mexicana de Beisbol en esta temporada y aunque el calor solo menguó un poco en relación con el miércoles, los “bureles” se notaban disminuidos en lo físico por los tres días expuestos al fuerte sol y al calor. En nuestra visita por Laredo, pudimos platicar con el “submarino” Hugo Castellanos, quien jugó en las dos etapas de Toros de Tijuana, pues estuvo en el 2004 y luego se le vería con la casaca tijuanense en 2014 y 2015. Ya retirado, ahora tiene un trabajo “normal”, así me lo dijo el jueves por teléfono, razón por la que no acudió al juego del jueves, ya que al día siguiente tenía que trabajar a las seis de la mañana. Él vive en Laredo, Texas, al igual que otro viejo conocido de la afición tijuanense como lo es Julio César Hernández, el parador en corto titular de Toros de Tijuana en el 2004 y quien hacía una gran llave defensiva junto al camarero Carlos Valencia. Dicen que Hernández, quien es nacido en Guadalajara, se dio la vuelta el jueves al estadio Uni-Trade, pero no me tocó verlo. El “submarino” Hugo Castellanos me hizo el encargo de pasar un saludo a la afición de Tijuana, ya que asegura que sigue recordando todo el apoyo que le brindaban al equipo y a él en lo personal en esas temporadas que quedaron grabadas en su memoria y son de las mejores historias en su carrera como beisbolista profesional. ¿Qué tan importantes son las series que se disputarán esta semana en el estadio Gasmart? Muy importantes, ya que se medirán los tres equipos con los mejores récords de la Zona Norte y de toda la Liga Mexicana de Beisbol, en lo que será la última ocasión que se vean las caras en el rol regular de la presente campaña. Estos seis juegos son de gran importancia en las aspiraciones de Toros de Tijuana, así como de Tecolotes y Acereros de dominar el sector y enfilarse a playoffs. Ya nos vamos, que hay que tomar camión de Monclova a Monterrey, para de ahí volar a mi Tijuanita chula. Nos vemos en la parte alta del estadio Gasmart SDQ. Goodbye horses.

Comentarios