Columnas ‘El Chico Maravilla’

#SomosToros

Por Armando Esquivel

No cabe duda de que la dedicación, la perseverancia, la disciplina y el trabajo duro con planes y objetivos preestablecidos siempre tienen su recompensa. Yo lo he visto cumplir todos estos requisitos desde hace ya varios años, tres para ser exactos y su ascenso a la cúspide del beisbol mexicano ha sido meteórico con un rendimiento que ha estado acorde a su gran trabajo. Me refiero a Isaac Rodríguez Salazar, quien apenas el sábado se consagró como campeón bateador del Torneo de Primavera de la temporada 2018 de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) y es el primero en conseguir esa corona con la casaca de Toros de Tijuana. Nativo de Hermosillo, Sonora, el segunda base pasó gran parte de su infancia y juventud en Florida, hasta que regresó a México para tratar de hacer una carrera como beisbolista. Rodríguez fue reclutado por Toros de Tijuana y comenzó su andar en las ligas de desarrollo como la Liga Norte de México con Toritos de Tecate y la Liga Invernal Mexicana con Toros de Moroleón. No pasó mucho tiempo para que nos diéramos cuenta que el joven jugador de cuadro estaba para grandes cosas, ya que en un par de meses se convirtió en un ídolo en Moroleón y la LIM le quedó chica al dominar a placer los principales departamentos ofensivos. Tan grande fue su despunte, que los Venados de Mazatlán lo tomaron de Toros de Moroleón como refuerzo para playoffs de la campaña 2015-2016 y no cabe duda que es un “chico con estrella”, ya que los porteños se coronaron campeones de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) y Rodríguez consiguió su primer título en el beisbol mexicano. Con Toros de Tijuana debutó el 30 de junio del 2015 contra Tigres de Quintana Roo en el estadio Gasmart al tomar solo un turno como emergente y no lo desaprovechó, al conectar su primer hit como profesional en la LMB, ante el ex ligamayorista Francisco Rodríguez. Al año siguiente, Isaac Rodríguez puso su nombre en el firmamento de la LMB, ya que recopiló números de .307 en porcentaje de bateo, en 83 juegos, con 86 hits, quince de ellos dobletes, par de cuadrangulares, 27 carreras producidas y 41 anotadas, cifras que le valieron, con todo merecimiento, ser nombrado el Novato del Año de la LMB, algo que repetiría meses después en la LMP. En 2017 la expectativa y el exceso de trabajo al jugar ya como titular en las dos ligas le pasaron factura, ya que sufrió un bajón al terminar con un .271 en su bateo, sin embargo, como él mismo lo dice, ahora ya con un plan para todo el año las cosas han sido diferentes y los resultados están hoy a la vista de todos. Rodríguez se coronó campeón de bateo el sábado con un porcentaje de .394, el más alto desde el 2014, cuando Sandy Madera acumuló .403 para Pericos de Puebla. Su más cercano perseguidor fue Brian Hernández de Tigres de Quintana Roo con .379, seguido de Jesús Castillo de Acereros del Norte con .378. Isaac es el primer campeón bateador de Toros de Tijuana, pero hay que recordar que de nuestra ciudad ya había surgido un monarca de bateo en el 2006, cuando Derrick White comandó la LMB con Potros de Tijuana. ¿Le alcanzará a Rodríguez para ser nombrado el Jugador Más Valioso de la LMB? La prensa especializada es la que elige y por lo regular valora mucho los cuadrangulares y las carreras producidas, sin embargo, en mi opinión personal creo que Isaac tiene los méritos, ya que además fue segundo lugar en carreras anotadas y bases robadas. Felicidades, Isaac. Nos vemos en la parte alta del estadio Gasmart SDQ Goodbye Horses!!

Comentarios