Columnas La ignorancia los hace millonarios

Radiactiva*

Por Jousín Palafox*

Espantado me encuentro, con el gañote seco de tanto maldecir y los ojos rojos por falta de sueño… Bienvenida la generación de los “sive pa nada”, de los que lo merecen todo sólo por existir y aquellos que serán capacitados para seguir siendo subyugados. Y es que la Secretaría de Educación Pública, informó a través del Acuerdo Educativo 11/03/19, publicado ya en el Diario Oficial de la Federación, que los niños podrán cursar el primero y segundo grado de primaria, ¡sólo con asistir a clases! Es decir, sin comprobar que hayan aprendido nada. Si de por sí y por cualquier razón, los menores faltan a la escuela, que porque estaba lloviendo, que porque hacía mucho calor, que porque estaba enfermo o porque los maestros otra vez están en paros, huelgas y marchas. Dirán que a esa temprana etapa no se les debe exigir mucho a los menores, pero para mí esto forma parte de la agenda política que pretende mantener más hundido, ignorante, estúpido y dependiente al pueblo mexicano. Es esta la consagración de Papá Gobierno a quien le fascina solapar a holgazanes y busca amamantar zombies sin ambiciones ni ideales. Imposible no darse cuenta que todo esto es parte de una “agenda gubernamental para idiotizar más al pueblo mexicano”, pues a los políticos y sus partidos nunca les convendrá a un pueblo educado ni bien informado. Nos queda muy claro que en México la miseria económica, educativa, cívica y cultural es un gran negocio que mantiene millonarios a los que viven del erario. Qué mejor forma de mantener a los ciudadanos hundidos en el fanatismo electorero, que no enseñarlos a leer siquiera, pues es precisamente durante primero y segundo año de primaria, cuando se adquieren estas habilidades. Quieren regresar al pueblo, por lo menos 100 años en el tiempo y le están apostando a una generación de analfabetas cibernéticos, que sólo sean capaces de responder con caritas, corazones y likes, pero no más. No es justo, no es correcto, no hay derecho. Lo que siempre hemos lamentado es que cada vez tenemos menos lectores en nuestro país, tan así es que el soquete de Peña Nieto no puedo ni mencionar sus tres libros favoritos, pero la verdad es que muy pocos mexicanos podrían haberlo hecho, ¡para que nos hacemos! Mientras otras naciones invierten fuertemente en educación, pues saben que es la única forma de apostarle al progreso, en México le apostamos a la cultura del menor esfuerzo. Pero que importa la gente, aquí lo importante es mantener millonarios a las ratas de gran escaño. ¡Adiós! *- El autor es graduado de la licenciatura en Derecho de la UABC, escritor y conductor de radio.

Comentarios