Columnas La basura no es del Gobierno

Radiactiva*

Por Jousín Palafox*

Aunque nos duela, así es: La basura es del pueblo y no del Gobierno. Antes de que se me vayan a la yugular, déjenme explicar… Hace un par de semanas participé, junto con unos amigos, en el “Basura Challenge”, pues fui retado a recoger desperdicios encontrados en la vía pública, por parte de esta, mi casa editorial Frontera.info y el portal “Yo Amo Tijuana”. La ubicación elegida para cumplir con el reto fue el malecón de Playas de Tijuana. Luego de una hora y media, juntamos casi 12 bolsas de basura hasta el tope. Claro que hubo muchos que, sin mover un dedo para provocar algún cambio positivo, criticaron el hecho de que hubiésemos elegido limpiar la playa y no una colonia más recóndita de Tijuana. Pero escogimos ese punto, porque la acumulación de desperdicios en dicho lugar es masiva durante los fines de semana. Y más que recoger basura, intentamos hacer conciencia entre las familias que disfrutaban la tarde frente al mar. Cada vez que veíamos a un grupo de personas bien armados con bebidas y comida, nos acercábamos y les ofrecíamos el espacio en nuestras bolsas para depositar allí los desechos que hubiesen acumulado hasta el momento. Muchos aceptaban la oferta y nos entregaban amablemente su basura. Algunos otros pensaban que lo hacíamos por recibir alguna propina, pero al darse cuenta de que no era así, agradecían y aseguraban que, en cuanto se fueran, dejarían bien limpio su lugar sobre la arena. Hubo también un tercer grupo de personas que no depositaban nada en nuestras bolsas, pues nos aseguraban que era su propia obligación recoger lo que ellos mismos generaban y nos enseñaban sus bolsitas llenas de botellas, empaques y latas. “Si mi familia ensucia, mi familia limpia” –nos dijo un joven. Esa fue sin duda una de las mejores experiencias de mi día: Encontrarme con ciudadanos responsables, que finalmente entienden que la limpieza es obligación personal y no de ningún ente gubernamental. A las autoridades les corresponde la recolección, el acopio y procesamiento de desechos, pero limpiar nuestro cochinero es tarea individual. Quizá “papá gobierno” falla en recolectar la basura de los contenedores o falla en sus rutas, ¡pero no es él quien ensucia! Si el contenedor está que se vomita de basura, entonces quien falla es la autoridad, pero nada nos cuesta llevarnos nuestra bolsita a casa, para no ensuciar a nuestra querida ciudad. La basura no es del Gobierno, es del ciudadano y el que ensucia no es un "cochi", ¡es un marrano! * El autor es graduado de la licenciatura en Derecho de la UABC, escritor y conductor de radio.

Comentarios