No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Déjale un buen hijo a México

Radiactiva*

Por Jousín Palafox*

¿Qué nos hace pensar que una persona va a solucionar la vida y los pesares de 120 millones de mexicanos? Los seguidores de los presidenciables, cual fanáticos religiosos, se pelean por defender a sus candidatos, mientras sus líderes y Mesías hacen acuerdos en lo oscurito con un caballito de tequila, mientras se reparten el botín electoral: “Yo no te perseguiré cuando te vayas, pero tú déjame ganar”. El cambio que jamás hemos visto en ningún gobierno, debemos sembrarlo en casa, pues es la gente de abajo, hace marchas y protestas, ¡pero nunca despierta! Para ello tengo un ejemplo… Hace unas semanas colocaron en un parque, junto a la delegación San Antonio de los Buenos, un columpio para niños con discapacidad, el mismo cuenta con una plataforma y un arnés, para sujetar sillas de ruedas y permitir así que niños que no pueden caminar, puedan disfrutar de un columpio, como todos los demás. A sólo una semana de haberlo inaugurado, el artefacto quedó inhabilitado, pues infinidad de niños, ante la mirada permisiva de sus padres, se subían en tandas de 8 o 12 para columpiarse sobre la plataforma del juego y terminó por romperse. Lo peor es que unas señoras que venden dulces en el parquecito, le decían a los padres que bajaran a sus hijos, porque era exclusivo para niños con discapacidad, pero ante la solicitud de conciencia, sólo se llevaron insultos y mentadas. Al poco tiempo volvieron a arreglar el juego y ahora lo respetan más. Pero sucedió que un padre fue evidenciado, permitiendo que su hijo se subiera al citado juego y volvieron a arder las redes sociales. El mensaje más raro que recibí, fue de una señora que me alegaba que yo debería investigar primero antes de exhibir a la gente, porque quizá el hijo de ese hombre padecía alguna discapacidad, como “autismo” –decía la indignada dama. Y tenía toda la razón, por el lado de la discapacidad, ¿pero qué parte de “es un juego para sujetar sillas de ruedas”, no entendió? –me preguntaba yo. A un pueblo así, es imposible gobernarlo. Por eso yo no creo en Mesías ni en villanos, todos al llegar despiertan su lado tirano. El verdadero cambio lo veremos en México, en 50 o 100 años, jamás en un sexenio. Por eso yo no me apasiono con las campañas y los candidatos, pues no vale la pena que por defender al alguno de ellos, se enfrente pueblo contra pueblo. No se dejen engañar: Si quieren cambiar a México, déjenle al país un hijo bueno. @JousinPalafox jousinpalafox@hotmail.com * El autor es graduado de la licenciatura en Derecho de la UABC, escritor y conductor de radio.

Comentarios