Columnas Están desesperados

Numeritos

Por

Si algo he hecho bien en mi vida es intentar con toda convicción y talento promover la mejor cara de mi ciudad sin dejar de ocultar su realidad. Promoverla es generar espacios para el intercambio de ideas, el emprendimiento, la participación ciudadana y dar voz al independiente sin partido que somos la inmensa mayoría. Cuando se trata de promover a Tijuana no se trata de ser una fiel foca aplaudidora, es intentar llegar al nervio del problema para ver si así se mueve el mínimo interés de quienes dicen poder resolver los temas y que todavía cobran por ello. Soy del bando que nos dicen: pagas por que te renten, otro proyecto gratis, ahí no ganas dinero y ¿para qué lo haces?, soy del equipo de Juan Manuel Hernández Niebla, ciudadano, empresario, líder y bato de una sola pieza, preocupado y ocupado por intentar resolver el gravísimo y peligrosísimo problema de inseguridad que hoy tenemos. Sí, soy de su equipo y somos muchos, más de los que el gobierno cree, somos muchos los que desinteresadamente comentamos, opinamos, organizamos, hacemos, vamos, venimos e intentamos de forma gratuita, con alegría, esperanzados y confiados de que la única forma de salir adelante es con participación ciudadana, soy de los que, como Meño, sabemos que estamos viviendo un momento histórico para dar un golpe bueno a la historia de Tijuana asumiendo los peligros y amenazas de quienes saben que sus intereses están siendo amenazados. A los malos, a los políticos corruptos, a los empresarios y líderes doble cara no les gusta la verdadera participación ciudadana; les gusta la foto, la pose, la instalación de un comité o la presentación de iniciativas. Pero no les gusta votarlas, no les gusta la voz del independiente, el ciudadano que habla fuerte, el sistema anticorrupción, las instituciones de transparencia, la valiente Coparmex, los observatorios ciudadanos y la prensa honesta. No, a esos se les intenta comprar, callar, difamar, a ellos se les montan campañas de desprestigio, páginas web falsas, protestas pagadas y publicaciones patrocinadas. Pero ya sabemos quiénes son, sabemos dónde operan y de dónde sale su dinero, sabemos sus técnicas, su estilo, sus nombres y sus intereses. Mientras, un puñado de ciudadanos ilusos, padres y madres de familia, colegas, trabajadores y empleadores seguiremos en el camino, a nuestro ritmo, con nuestro estilo y con nuestros recursos para seguir hablando con la verdad, diciendo las cosas como son, apoyándonos de nuestras instituciones y sin quebrar un solo momento en esa fe que durante muchísimos años nos ha mantenido de pie. Hoy se le ha montado una campaña de desprestigio a quien ha asumido el compromiso de voluntariamente coordinar los esfuerzos ciudadanos en materia de seguridad pública y lo único que lograron fue despertarnos, unirnos y darnos la razón: los malos y corruptos están desesperados. * El autor es Director de Testa Marketing.

Comentarios