Columnas La neta de las bolsas de plástico

Numeritos

Por

No tardaron las voces expertas en criticar la decisión unánime del Cabildo de Tijuana para prohibir el uso de bolsas de plástico en las tiendas de autoservicios a partir del 2020. Lo mismo sucedió en Seattle cuando también este año se publicó la prohibición de popotes y cubiertos de plástico en restaurantes, bares y food trucks; solo podrán ofrecerse si el cliente lo pide y estos tendrán que ser de material reciclable. ¿Y qué pasa con las personas con discapacidad motriz que necesitan de un popote para sus alimentos? La ley no distingue en la prohibición. ¿Qué pasará con el consumo de bebidas heladas en bares nocturnos? Será complicado disfrutarlas y en consecuencia comprarlas. Son dos sencillos ejemplos pero que detrás podrían desatar toda una guerra social, de inclusión, de respeto a los derechos humanos o una guerra comercial, de marketing y de innovación en nuevos productos. Los números sobre el uso desmedido del plástico son impactantes, aquí unos según la ONG Plastic Oceans: * 500 mil millones de bolsas de plástico se usan anualmente en todo el mundo. * 1 millón de bosas se usan cada minuto. * La “vida útil” de una bolsa de plástico es de aproximadamente 15 minutos. * El estadounidense consume en promedio 13 botellas de agua al mes y tiran a la basura 307 bolsas de plástico al año. Sin embargo, también hay estudios serios que argumentan lo contrario. Por ejemplo: * Si bien la contaminación es real y la evidencia lo confirma, también es cierto que las alternativas a la mano son mucho más contaminantes en términos de uso de energía, transporte, tiempo y manejo de los productos. * Por cada bolsa de papel, se producen 100 bolsas de plástico usando la misma energía. El gobierno de Inglaterra confirmó que, luego de estudiar el problema, la bolsa de papel daña más al calentamiento global que la bolsa de plástico. * La bolsa de plástico es extremadamente más eficiente y puede reusarse más veces que las bolsas de papel. * Las bolsas reusables generan condiciones para el cultivo de bacterias lo que podrían dispararse los problemas de salud en las familias. Sin duda es todo un tema, desafortunadamente los políticos lo toman como bandera electorera y de forma irresponsable promueven iniciativas un tanto hipócritas, de corto plazo y muy por encima. Personalmente creo que una solución más eficiente podría ser la de ofrecer en los supermercados bolsas más resistentes y cobrar por ellas, con esto promoveríamos la reflexión desde el reacomodo de los productos, el reúso de las bolsas y hasta el desecho de las mismas. Vamos, pondríamos en el centro del debate no a la bolsa ni al plástico, sino a la consciencia humana, a la libertad y al compromiso con nuestro medio ambiente. La iniciativa de prohibir las bolsas de plástico no está equivocada, es un avance un tanto desabrido, descolorido, mediano, le falta, con tufo electorero y bien manejado mediáticamente... eso sí, la neta, no deja de ser un paso, pues para llegar a tener un planeta limpio se necesitarán de muchos pasos más y empezar a debatir los temas es uno de ellos. * El autor es Director de Testa Marketing.

Comentarios